Poemas de Ouajd Karkar en edición bilingüe

Poemas de Ouajd Karkar en edición bilingüe

Nació en 1982, en las montañas de Rif (norte de actual Marruecos). Poeta en su lengua materna, bereber/amazige rifeño, ha participado en diversos festivales de poesía. Es traductor y ensayista en su lengua materna y español. Actualmente reside en la Ciudad de México y cursa la carrera de Creación Literaria en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.

 

Tibuda n weswiẓẓeḍ

 

I

Yergeb-dd wakud, leԑwin idurar,

tili n wurtan d tfuyt mecḥal tettebsissiq,

tettqqad i wemsagar.

D imraji, necc ffɣeɣ-dd zi ddcar:

Ajenna, yedla asegnu; tammurt, tedla asegnu.

Maca ca zi twalatin abrid-a i ɣer-m dd-ittawyen,

ittettu-yayi,

wer ttiffeɣ ixf-inu di mani,

ɣir zzman ittegg min ixes.

Lḥal-nneɣ d wa netta; ittmeḍran i yixf-nnes,

d taslit n wenẓar.

–Anẓar-nneɣ, wer ɣer-s teqqim teslit,

d ij n wajjal i yesgura–.

 

II

Aṭṭas zeggwami d lxezrat-inu wer tent-icqi akkid-i mrudant.

Ssijjeɣ-dd x uzil, tafawt d min tlellec,

tafawt d tazggwaɣt, tafawt d tazizawt, tafawt d tawraɣt.

Ca n tseḍwin nhezzent, cway

ittɣil-ayi d tagrawla n yejḍaḍ.

Maca qaɛԑ amcum-a n layas wer dayi-yufi deg-m

d necc, wer ssineɣ mani ɣa zgenfiɣ.

Di leqlib imerjaɛ, azil yegnu jer-aneɣ.

 

III

Tili, d mayemmi dd-tewḍa zi tseḍwin? Σawed igmiren? Σawed ifurag?

Udem bla yudem, zzat i tisit-a necc i cemm ttariɣ uca meḥḥiɣ,

necc i cemm, ttariɣ uca sqadiɣ:

«Izurag n Temẓi», «Tala Imedyazen», «Iɣzer n Wuccen», «Tizi n Tejrest», …

Alendad i usberzizzeɣ, tawwurt ujenna tettmuttuy.

Di laggwaj, x tbuda n weswiẓẓeḍ

ttggeffaḍeɣ ibeḥrar n tirja-inu i idfren talayt

ɣer talayt, jer talayt d ticli i yezuḥufen.

Ttnerwaleɣ zeg ixef-inu d azibuz am tafart isemmiḍen.

Zixenta aqqa-yi deg ij umaḍal ittegg ixf-nnes d amettar.

 

IV

Deg uttewej n tfrag, tamurt swadday ujenna, ifran swadday i tmurt,

necc war ufiɣ manis ufuɣ.

Sqerqubeɣ x ca n tewwura, iԑdu xaf-i lḥal necc ԑad ccateɣ deg wallun

–tiyti n sensuna i yitifen–.

 

Aweddi manis ufuɣ? Manis asijji?

Manis cemm? Manis abrid-inu?

Tameddit d taderɣalt, wer tettwili ɣa tallest-nnes.

 

Necc rubiɣ, axmi wer lliɣ, ad qqimeɣ wer ttruḥeɣ wer dd-ttisseɣ.

 

V

Ismiḥtim akkid-i uberɣuc.

D tafeggart uweqqeḥ waqila?

 

Da yeggwej x diha, lekkwer ila tesmmeḍ.

Twala ad muneɣ, twala ad msebḍiɣ.

Ẓriɣ-tt deg useɣdi n terjin,

necc di lallaɣ-inu weṭṭiɣ.

 

VI

Weṭṭu n qaɛԑ zi manis d mani i uwḍiɣ,  adrar anict n yexf-nnes , ajenna d afriwen,

tinemlelt x uderrab, tiṭṭawin d imeṭṭawen.

Necc i cemm, necc awerni i yij n wejḍiḍ wer yeṭṭiw.

Amnus-nnes yemɣar, weṭṭu x wenniḍen, ar mani dayi-nnan:

–Wer ɣer-s qqimen wafriwen!

 

VII

«Kkiɣ-dd ssa d ssa, ufiɣ wer dd-kkiɣ»,

tudrin n weẓru d ucal.

Ih, x rragub n mani ila nttemsagar, ajenna lux imiyyel, iwḍa,

ɣir ayyur ittekmummus, am ca n lԑayel, am ca umulleɣ deg usegnu,

buḥbel n zik, min xef nrezzu d lefwar war yelli,

d aftal n wussan, timeqqa n wenẓar.

Yedduqqez wajjaj iɣḍes di tayyut; x tzeɣwin i llant temḥuraf.

Tafarṭṭuyt i ɣer-m rajiɣ ttwaliɣ-tt ԑad teggwwej,

ggwjeɣ di min ttwaliɣ.

 

 

 

 

Los umbrales del socorro

 

I

Llegó el tiempo, aire de montañas,

sombra de los huertos y el sol brillante

perfecto para el encuentro.

Soy el que espera, he salido del pueblo.

El cielo cubierto por las nubes, la tierra vestida con ellas.

Algunas veces el camino que lleva hacia ti,

se olvida de mí,

no me encuentro en ninguna parte,

sólo el tiempo hace lo que quiere.

Así es nuestra situación; enredada en sí misma,

como el arcoíris.

–Nuestro Anẓar[1]  ya no tiene compañera,

ahora es viudo–.

 

II

Hace mucho que mis pensamientos no concuerdan conmigo.

Me asomé para mirar el día, la luz y lo mucho que florece,

la luz es roja, es verde, es amarilla.

Algunas ramas se movieron, por un instante

creí que era la revolución de las aves.

Pero toda esta esperanza maldita no me encuentra en ti

y yo, no sé dónde reposar.

En la revoltura de la tierra, el día enmudeció entre nosotros.

 

III

¿La sombra, por qué cayó de las ramas? ¿Otra vez los muros? ¿De nuevo los cercos?

Rostro sin rostro, frente a este espejo te escribo, elimino lo escrito,

escribo y envío mis palabras:

“Terrazas de la Infancia”, “Manantial de los Poetas”, “Rio del Lobo”, “Cruce del Otoño”, …

Frente al haz de luz, la puerta del cielo se desplaza.

En la lejanía, sobre los umbrales del socorro

levanto las enaguas de mi sueño que camina

tras la subida y la marcha que cojea.

De mí mismo huyo desnudo como la hoja de los vientos.

Estoy así en un mundo que actúa como si fuese un mendigo.

 

IV

A distancia de las hojas, la tierra bajo el cielo, las cuevas bajo la tierra,

no he encontrado la salida.

Toco algunas puertas, pasó el tiempo y aun sigo tocando el pandero

–aunque la pandereta es más dulce–.

 

¿Dónde está la salida? ¿Hacia dónde mirar?

¿A dónde te diriges? ¿Cuál es mi camino?

La noche es ciega, sólo ve su oscuridad.

 

Entristecido, terminé como si no existiera, seguiré sin ida ni retorno.

 

V

El insecto se acurruca en mi regazo.

¿Acaso hay una fogata en mi interior?

 

El aquí es lejos del allá, hacía frío antes.

Algunas veces juntos, otras veces me separo.

La he visto en el silencio de las pavesas,

caigo al fondo.

 

 

VI

Desde, y donde caí, la montaña está en su tamaño, el cielo es movimiento,

álamo sobre la orilla, los ojos son lágrimas.

Tras de ti voy, persiguiendo un pájaro que no vuela.

Su preocupación es grande, la caída sobre sí mismo, hasta que me dijeron:

—¡Se ha quedado sin alas!

 

VII

“Pasé por acá y por allá, me di cuenta de que no he cruzado por ahí”,

casas de piedra y tierra.

Sí, sobre el mirador en donde nos encontramos, el cielo se inclinó, cayó,

sólo la media luna se recogió, como feto, como errante entre las nubes.

Alma ancestral, lo que anhelamos es como vapor sin esencia,

la separación de los días, gotas de lluvia.

Retumbó el trueno en las tiniebla, como el borde de un tejado.

La mariposa que esperó por ti, aún está lejos,

estoy distante de lo que veo.

 

 

 

Xminni i yettusus beneɛman

i Andichi Chahid

Ukṭuber n 2012, Miksiku

I

Qaɛɛ d alendad n jer laggwaj d laggwaj.

Γir taɣerrabut n bezzez tettzuɣur di lebḥer-nnes, ajeḥmum awern-as d necc, uca yeqqar-as:

—Ini-as, ini-as, aqqa zzman n tmettant-nneɣ εad wer ɣer-s uma-s.

 

II

Kker ay ameddukkel maḥend ad tesmuned ticli-nnec ɣer webrid-a agerṭiṭ, aqqa lmuḥal di lallaɣ n wul d yixf yunnuḍ d aqwir, tameddit ula d nettat tuff uca tettufuḥ d axenzir!

 

III

Iwdan zi qaɛɛ ddunnit, tiflillas zi mkkul tawalt ttemzuɣurent akkid-i ɣer tmewwa uweddar, ɣer yiḍa imunen d zzεaf, x rragub-nnes wer ttwiliɣ ɣir benneεman ittusus d Arif, ittusus d taqessist, itusus d tilelli, ma aɣrum ɣir wenni i xef yura Muḥemmed Cukri.

 

IV

Ameddukkel zeg izlan ay ameddukkel-inu! Wa d ddcar n yayt Ʃeddenbi uca iseqqef s iεelɛεal usegnu, yis deg-s d azegza ɣir ittrabaε akk leḥriq-nnes, yemma-s awern-as d tfuyt, deg uɣlay-nnes ɣir tettru, tidar:

—A mmi amaẓuẓ-inu ɣer lemḥayen d amenzu!

 

 

 

Cuando las amapolas agonizan 

 a Andichi Chahid

Octubre de 2012, México

 

I

Todo es un enfrentamiento entre lo lejano y la distancia.

Tan sólo la barca de la furia remolca su mar, el cuervo detrás de ella soy yo, él que dice:

—Dile, dile, este tiempo de nuestra muerte es sin igual.

 

II

Levántate amigo, para que unas tu andar a este intrincado camino en el que la imposibilidad, en el fondo del corazón y del alma cercó como un corral, la noche también se enoja y gira desprendiendo aromas cancerígenos.

 

III

Gente de todo el mundo, golondrinas de cada palabra marchan conmigo a orillas de lo perdido, a esta época que se junta como rabia, que al asomarse no ve más que amapolas que agonizan como el Rif, agonizan como poema, agonizan como libertad y sólo existe el pan a secas del que habló Mohammed Chukri[2].

 

IV

Amigo a través de los poemas, ¡amigo mío! Este es el pueblo de los Ait Adanbi[3], techado de nubarrones, donde el caballo es verde y galopa con su dolor, donde su madre, detrás de él, es el sol que en su ocaso llora murmurando:

—¡Oh, mi menor hijo para el sufrimiento es el mayor!

 

 

[1] Este término significa lluvia en bereber/amazige y en la tradición local, es el dios de lluvia, consorte del arcoíris, conocido como “taslit n unẓar”, “la novia de la lluvia”.

[2] Mohammed Chukri era originario de Aït Shishar, Protectorado Español del Rif ubicado en el actual norte de Marruecos. Nació el 15 de julio de 1935 y murió en Rabat, el 15 de noviembre de 2003. Escribió varias obras, una de las más conocidas se intitula: “El pan desnudo”, o “El pan a secas” que es una autobiografía que fue inicialmente prohibida en Marruecos.

[3] Ʃeddenbi se refiere a un personaje humilde, llamado Adenbi n Ssuq, semi vagabundo que dejó numerosos dichos muy reflexivos en la cultura bereber del Rif.