Las mujeres primero por Verónica Ortiz Lawrenz

Las mujeres primero por Verónica Ortiz Lawrenz


Anna y Hans de Karen Villeda, poemario acreedor al XV Premio Nacional de Poesía Ignacio Manuel Altamirano.
El expediente Anna Ajmátova de Alberto Ruy Sánchez,

Acabo de leer dos sorprendentes libros: Anna y Hans (poesía) de Karen Villeda, y El expediente de Anna Ajmátova (collage, novela documental) de Alberto Ruy Sánchez. Tienen mucho en común, aparte de que las protagonistas son poetas y se llaman Anna. Ambos revisan, desde distintas perspectivas, la destrucción humana, física y emocional que los autoritarismos, los totalitarismos como el nazismo y el estalinismo, respectivamente, significaron para cientos de miles de hombres y mujeres durante y después de la Segunda guerra mundial.





Si bien, Anna Knapp no existió, nos dice la autora Karen Villeda, su voz representa a todas las niñas que han sido mal o sub diagnosticadas, debido, en este caso, a prejuicios sexistas del doctor Hans Asperger, quien en 1944 consideró que la psicopatía autista infantil se daba sólo en hombres. Prejuicio médico que dio por resultado la desigualdad de la atención y hasta la negación del tratamiento a mujeres y niñas. Situación que en muchos casos, por desgracia, aún sigue vigente. A últimas fechas hay información de que Hans Asperger fue parte de los programas de “higiene racial” del nazismo en Viena.

La historia de la medicina está plagada de estos prejuicios patriarcales excluyentes sobre distintos padecimientos de las mujeres que somos más de la mitad de los seres humanos en el mundo. Los estudios clínicos de los trastornos del habla y del lenguaje, como el autismo y el trastorno semántico-pragmático, no son la excepción. El síndrome de Asperger se reporta sub diagnosticado en las mujeres y niñas.

Este poemario Anna y Hans, existe gracias a una excepcional mentora: la poeta y traductora Pura López Colomé, reconoce la autora quien nos explica que empezó
como un acercamiento a la polémica figura de Hans Asperger y, “conformé lo iba escribiendo, me decanté por hacer una relectura de este médico. Es así que surge
Anna Knapp, que es una mirada a todas las niñas subdiagnosticadas o incluso ignoradas dentro del TEA. Me interesaba también presentar una serie de
lenguajes (de las neurodivergencias) y normalizarlos dentro de la narrativa del libro, a manera de resistencia ante la oficialización y uniformidad”.


De la pág. 43
Anna soy yo.
Yo.
Soy la palabra con más significado del mundo.



De la pág. 52
Recuerda también. Anna. Diciembre. El mercado navideño. Ni siquiera tienes que escribir las fechas importantes. Solamente recuerda. Diciembre. Ana. Tal vez había un mercado navideño. O eso te dijeron. ¿Qué más daba? Si te habían dicho alguna vez que te lo dijo Hans y Hans no miente. Nunca Miente. Entonces, ¿qué más daba?
No, Anna era. Era.
“Anna era y con eso me conformo”, escribe el doctor Hans Asperger en su libreta.

Karen Villeda, poeta y net-artist nació en Tlaxcala en 1985. Ha formado parte del Programa Internacional de Escritura de la Universidad de Iowa, en donde también
fue encargada de Difusión y Participación en 2015. Colaboradora de varias revistas como Complot, Punto de Partida y Tierra Adentro; fue Becaria de la Open
Society Foundation y del programa Jóvenes Creadores del Fonca . Es actualmente editora titular de Este País. Entre sus premios menciono: el Nacional de Poesía Joven Elías Nandino 2013, Premio Bellas Artes de Cuento Infantil Juan de a Cabada, Premio Bellas Artes de Ensayo Literario. Su poesía ha sido antologada y traducida al árabe, francés, inglés y portugués. Seleccionado al XV Premio Nacional de Poesía Ignacio Manuel Altamirano por su originalidad y “el manejo del lenguaje poético, libro en el que el lenguaje se descoloca desde lo médico hasta una crítica a los supuestos científicos”. Anna y Hans de Karen Villeda acaba de ser publicado por el Fondo de Cultura Económica.









Anna Ajmátova existió, fue una de las poetas rusas más admiradas de tu tiempo. Nacida en Odessa en 1889 y fallecida en Leningrado, actual San Petersburgo, en Estudió derecho, latín, historia y literatura. Muy joven se casó con el reconocido poeta Nikilái Gumiliov, tenía 21 años. En esos años, mientras su
esposo viaja al África, Anna vive un romance en París con el pintor italiano Modiliani, muy joven también, antes de ser mundialmente reconocido; pasión que
marcará su poesía durante muchos años.

Así, todo suena lineal, pero gracias a las múltiples lecturas, documentos y los expedientes que Alberto Ruy Sánchez investigó por años, crea la ficción de la
casa editorial de N. Livanova a quien le llegan: “entre veinte cortezas de abedul escritas por un lado y con un montón de hojas breves del mismo tamaño. Más de
cien. Había cartas y poemas y citas de un expediente de la policía lleno de testimonios”. En este texto de la supuesta editora Livanova, Ruy Sánchez explica que estas cartas secretas fueron enviadas desde Siberia por una tal Vera Tamara Beridze, antigua vecina de Anna Ajmátova, agente de la policía secreta del
estalinismo y su encubierta celadora, entonces presa.

De la pág. 46. Escribe Vera Tamara: No era de asombrarse que algo terrible y llanamente egocéntrico asomara en la petición de Stalin y en la manera de formularla. ¿De verdad creía que todo lo que hacía Ajmátova era para burlarse de él, para escapar a su mirada vigilante y controladora?

Alberto Ruy Sánchez me cuenta que hace ya muchos años trabaja sobre la relación entre los intelectuales soviéticos y el poder, sobre todo a los que apoyaron la Revolución de Octubre: bolcheviques e intelectuales, antizaristas, y a los que peor les fue. El caso de Ajmátova, reconocida y admirada poeta y muchos otros escritores perseguidos, algunos asesinados o terminaron en campos de concentración, fueron el hilo conductor para esta novela collage que a manera de expedientes, capítulos de una página, cuentan esta historia. Lo que finalmente detona en Alberto Ruy Sánchez su interés en escribir El expediente Anna Ajmátova, fue precisamente la voz de la policía secreta que el propio Stalin decide espiará a Ajmátova. Vera Tamara, en un momento dado, decide reflexionar con independencia y autonomía solidarizándose con Ajmátova, a quien admiraba desde sus primeros poemas.
El autor se documenta y reúne los biografemas, “instantes significativos de biografía” como núcleos de esta historia. Notas, listas, textos que después de horas de edición le permitieron conjuntar decenas de capítulos y añadir algunas fotografías que mucho se agradecen.

Alberto Ruy Sánchez es narrador, poeta y ensayista, doctorado por la Universidad de Paris.
Desde hace años explora las relaciones, muchas veces trágicas, entre creadores y el poder autoritario como en los relatos: Los demonios de la lengua y la novela Los
sueños de la serpiente, entre otras obras.

Sus novelas experimentales reunidas en el Quinteto de Mogador son libros de culto. Traducidas a una quincena de lenguas y premiadas en varios países: Rusia, España, Francia, Suiza y Estados Unidos. En 2017 recibió el Premio Nacional de Artes y Literatura. Desde 1988 codirige, con Margarita de Orellana, el proyecto cultural e independiente Artes de México, reconocida internacionalmente con más de ciento setenta premios al Mérito Editorial.