En memoria de Xhevdet Bajraj

En memoria de Xhevdet Bajraj

Xhevdet Bajraj. (Kosovo, en la antigua Yugoslavia; 1960-2022) fue un poeta de origen albanés.
Radicó en México gracias al Parlamento Internacional de Escritores que le ofreció refugio en Francia, Italia o México después de las acciones de limpieza étnica realizadas por el expresidente Slobodan Milošević.
Vivió en la Ciudad de México con su esposa (que es doctora) y sus dos hijos; Y fue profesor-investigador en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.



Refugiada

Llevaste
Números telefónicos de los muertos
Ríos montañas colinas
El cielo de la patria
Amor
Y el miedo
En una bolsa de plástico
Y llegas a un nuevo lugar
A vivir libre
Para siempre
Dentro de la niña del ojo asesino
Que te vigila en la mira telescópica





Flor del alma

Una mujer
joven y hermosa
con un pañuelo negro en la cabeza
se mira en el espejo
pero no se reconoce

El dolor
la flor del alma
le cubre la vista





Despierta


Dónde refugiarse
Cuando cada nuevo día
Abres los ojos como si fuera por castigo
Y te duele la mano sin una copa de vino
Y vayas donde vayas

Todos los caminos te llevan al olvido

Despierta
En la boca que calla
Crece hierba





El vestido


Todo el día
ha llorado
desnuda
luego llegó la noche
y la vistió de negro





La joven y los pájaros


Todo el día los pájaros
Comían de su mano

Sería una pena
Despertar a la joven
muerta


Temporada de flores tristes
(Tezcatlipoca Blues)


I

No sé si estoy parado de cabeza
o el mundo está al revés
parece que aquí la realidad nunca caerá tan bajo
para desmentir nuestra imaginación enferma
mientras diario entre seres queridos esperamos
el beso frío del filo de cuchillo del asaltante
el vuelo de la bala desde el nido pintado de negro
dentro del pecho hueco de los secuestradores
o el grito líquido del hacha de los narcotraficantes
que con la carne de nuestros cuerpos
hacen collages surrealistas
Nos reímos
confirmando el dicho de Aristóteles
que dice que los humanos somos los únicos animales
capaces de hacer eso


El viento sopla para todos lados
el cielo parece decidido a enmierdarnos
caramba
la vida se debe vivir
conque
me vale madre
estoy casi muerto pero soy rico
tengo siete cajetillas de Delicados sin filtro
y una colección de botellas
llenas de aire de la Ciudad de México
el mundo existe para escribir poesía o ensayo
contar anécdotas
y hacer el amor
Digo esto desde la tierra de la serpiente emplumada
que tenía plumas por la garza que se acababa de tragar
eso lo sé
porque soy
hijo del caballero águila
negro como la última noche
emperador del cielo rojo
que en mi furioso retorno al silencio
no necesito nada
soy el rey de nada
soy la santa nada
dios de nada y más grande que eso
soy la nada misma
yo
que una vez perdí una patria
y ahora vivo aquí
con el estómago lleno y el alma hueca
buscando dónde conectarme
para cargar las pilas que se me están agotando
y
la luz es la misma
las sombras de siempre me persiguen
pero el enchufe caray
el enchufe es distinto