Cien volando: El mejor lápiz de Guillermo Meléndez