Ánimas con jaula de poema. Martha Francisca Medina Austria

Ánimas con jaula de poema. Martha Francisca Medina Austria

Tortuga

 

Reptil parsimonioso, su andar intranquiliza.

Avanza y el mundo se detiene,

paso a paso sus manazas lo soportan.

Gigante carga de paciencia andante.

Tor  tu  ga, nombre en tres sílabas.

 

Como el caracol la tortuga porta su habitable espacio.

Asoma cabeza y par de patas por delante,

cola y par de patas por detrás.

Simboliza la lentitud del hombre o la paciencia femenina.

“Parecer tortuga” es una gracia, garantía de longevidad.

La tortuga es evidente prueba de supervivencia terrena y divina

por la que cualquier textículo se preocupa.

 

 

 

 

 

Abeja

 

Quiroga la nombró haragana para dar una lección,

lástima, el zángano no era ejemplo.

Escuchamos a la abeja como trompo zumbador,

va melosa a la colmena y si algo se atraviesa da un pinchazo.

Carga vida o lleva muerte.

 

Ave abeja solidaria.

Zumba, abeja.

Jamba, jambona alimento perdurable.

 

 

 

Colibrí

 

Pica la flor, chupa el mirto.

Picamirto chupaflor.

Chupamirto,

picaflor.

Polizón que poliniza,

poliniza el polizón.

Baja, sube, agita las alas.

Vaivén;

viene, va, se sostiene.

Torbellino;

bate las alas sin cesar

más rápido que un segundero.

 

El colibrí arroba y arrulla.

 

¡Un colibrí, un colibrí!

 

 

Martha Francisca Medina Austria. Distrito Federal, México, 1955. Universitaria, normalista. Promotora de lectura y narradora. Alumna de los talleres «La pluma crece en la palma de la mano» y «El taller de la noche», que imparte la poeta Adriana Tafoya. Textos suyos aparecen en las antologías Ciudadela de orfebres, Ediciones Entrópico2018, Crónicas de octubre, CCUT, UNAM, 2018, Crónicas de Tlatelolco, CCUT, UNAM, 2019, Crónicas y relatos de vida. Ciclo 19. UVA, CCUT, UNAM, 2020, entre otras.