UNÍOS A PRESENCIAR EL HACHAZO MAESTRO (un anuario de filosofía y cinematografía irrepetible) por Pablo Antonio Junco

UNÍOS A PRESENCIAR EL HACHAZO MAESTRO (un anuario de filosofía y cinematografía irrepetible) por Pablo Antonio Junco


Al artista se le conoce por cómo usa lo que incorpora. En tan exacto aspecto San
Juan apóstol de cabeza en el río tuvo a bien fusionar lo que aquella experiencia era,
Aborto de Lumière, manifestada en clave con el impulsivo acto El abraso en llamas
de 2013. El único modelo revelado versó sobre Kubrick. Fue bosquejado cuasi de
forma obsesa e incluyó un adhesivo coleccionable. Compendió diversas plumas que
abordaron al misántropo productor neoyorkino. Se presentó con la charla “Stanley”.
Luego se quemaron los números. Un segundo acerca del esteta húngaro Béla Tarr,
quedó inédito pues acaeció en agosto del 2015 HACHAZO MAESTRO, unifique de
ambos temas como eje para un solo ejemplar, alucinado y escrito con lenguaje duro.

La propuesta se lanzó en la Galería Yazz, con ubicación 16 de septiembre #15, vía
un debraye nombrado Walden, inspirado en el alto ingenio de Henry David Thoreau.
También un diálogo público intitulado “Aquel mágico leñador”. El cartel aludió a la
novelista estadounidense Djuna Barnes y su divisa retórica El bosque de la noche:
“A todo ser humano habría que concederle un día y un hacha para desahogarse”.
Esa fecha se despedazó una máquina eléctrica y se regalaron bellotas al público.
Los medios recibieron con emoción dicho fenómeno que marcó la dialéctica del sitio.

En 2016 la inercia secundó un esperado trabajo. Albores de octubre y el galo Michel
Houellebecq adornó desde su recién salido libro Configuración de la última orilla con
ese “bastan unos segundos para eliminar un mundo”. Devuélveme mis trapitos, el
efímero multireferencia basado en un poema del serbio Vasko Popa impactó, parió,
dio pauta e introito a la memorable mesa “Municiones ideológicas”, expresada en el
Centro Histórico y Cultural o antigua cárcel, de Avenida Juárez Oriente, ante acaso
cincuenta asistentes. Veinte páginas llenas y un suplemento añadido, una tradición.

Media carta mezcla de papeles ecológico y cuché, una cuidada impresión de blanco
negro con acabado artesanal y armado a mano envuelto en celofán. La idea central
cultivar literatura directa; podarla empero dejarla crecer, potenciar espacio, precisar
diseño. Difundir pensamiento en vertical por cuasi delirio animal tipo Richard Dadd.

Gracias a la Asociación de Libreros de Querétaro e instancias editoras municipales,
pudo comunicarse la mediática explicación que apuntaló noción y posicionó marca.
El teatro no para cualquiera, homenaje al espíritu estepario en la plancha de la Plaza
Constitución, ofreció porqués y paraqués del propósito, junto a iniciados famosos.
Tomó turno el tres en 2017. Lugar Casa Mantra, de la lúgubre calle Emilio Carranza.
Consolidó estilo un primero de diciembre pregonando: “El consenso de lo correcto
nunca será suficiente”, cortesía del ícono Carlos Martínez Rentería. Ocurrió el shou
Antropometría, según estructura imbuida por Ives Klein hasta Carlos Reygadas, con
pintura, sangre, hueso y malabar. Asimismo, a ras de piso constó el conversatorio
público “Acontecimiento porque sí” relativo a los peripatéticos, Lacan…, las épocas
mistéricas; además abducciones, chamanes, drogas, esferas, oráculos y trances.

Selló un año atípico 2018, esta vez en el Camino Real de Tierra Adentro, Poniente,
comprendió la cósica muestra Cien, por los ejercicios realizados entre 2008−2018,
establecida de ítems u objetos aparecidos en disímiles piezas distinguidas: afiche,
apuntes, escultura, fotografía, marioneta, pintura, variedades punzocortantes, video
y ropa. Amenizó un virtuoso acordeón. “Lo que vive es otra cosa de lo que piensa”
del rapsoda Gottfried Benn, anunció tal espectáculo. Se reprodujo un breve mensaje
tangente al esfuerzo de Leonardo Da Jandra; similar del controvertido L. M. Oliveira.

“La última teoría de Stephen Hawking” congregó a gregarios personajes en Hidalgo
#125ª donde Sin Libros figura. 2019 trajo un quinto dígito premonitorio con cruda o
antiséptica instalación, Sumerge, la cual permaneció un mes en exhibición y derivó
del hecho etílico denominado Combinado, ética cínica que aplicada embriaga el sutil
viento coloquial. “Es el vivo solamente una especie de muerto” denunció Friedrich
Nietzsche, moción del póster. Seguido, un sorpresivo brindis, convite singular, quizá
elucidación factible a las dos lejanías posibles del hombre mismo: interior y exterior.

Entonces pandemia global, ambiente más polémico al habitual, peligroso contexto
hiriente, desesperante, de horror corporal y aísle que motivó e inclusive reforzó el
contenido. Pero la insólita razón de su estabilidad, obedeció a cierta noción de los
increíbles casos que pasan de milagro. Un ilustrado específico y tanto esmero pulido
con terminado en opúsculo, decorado exclusivo, distinto. Obra plena, sui géneris.

2020. Zona espesa hoy Bellas Artes UAQ; antes convento, morgue, prepa, etcétera.
Precedido del augurio en redes “La ignorancia de los males futuros es más útil que
su conocimiento”, devino. La frase de Marco Tulio Cicerón, cita e invitación al adapte
del docto “tigre” don Eduardo Lizalde, resultó un conseguido acertijo. Arriba estatuas
marmóreas, descabezadas, bailando en círculo “La rueda de San Miguel”. Samurai
fue lúcido conducto a venerar la técnica de Kim Ki-duk (fenecido paralelo al suceso)
y desvelar el seis logrado. Afianzó la tertulia “Doxa (δόξα)” en plataforma de Internet.

Fin de ciclo y cierre a esta crónica con un 2021 que ostentó imaginografía diferente.
Así, Ezra Pound avisó con grato detalle: “Y tendrás que navegar en pos del saber,
sabiendo menos que una bestia drogada”. Los eventos: el perturbador performance
Desaparición. La divertida secuencia de fotos Hacha. El enigmático video 7iete. Una
plática experimental en la Capilla de Bosques designada “Paradoja o antilogía”. La
disertación en Nómada Café “Cinéfilo estrambótico”. Un concilio documental ilumine
apelado HACHE, listo a principios del 2022. Lo anterior y contimás venga es legado.

A manera de adenda, el proyecto autogestor involucró en buena parte un análisis
general arriesgado, profundo, que taló reflexiones actuales con una sólida postura
intelectual, exuberante, algo en justa retribución al inconsciente lector consiente. Se
gozó nictálope y a ensueño, sin límite de realidad o ficción del conjunto disponible.

Está en proceso la completa y ardua traducción al alemán, la paulatina traslación al
formato digital o las copias reunidas en físico. Pronto, visitas a Leipzig adonde llega.
Qué continúa después, en el aire aún. El folleto coctel Cicuta caótica es lo probable.