Narrativa

  Se había encontrado con un mazo de revistas pornográficas.   -Así que

  Subí al avión con indiferencia. Como el día no era

  El espejo de Precioso   Zenobia ya lo sabía. El espíritu de

 

Dos cuentos de Ulises Paniagua

 

  

Manuscrito

 

Este manuscrito, de elegante caligrafía, fue hallado  por un camarero en una taberna de Ámsterdam, una tarde de noviembre. Su destino fue el cesto de la basura. A manera de advertencia debemos comentar que el manuscrito viaja, entre líneas, de una época histórica a otra,  en diferentes dimensiones territoriales, como si el espacio-tiempo fuese un lago cuyas aguas pretéritas y futuras se juntan, de forma discreta e imperceptible, de vez en cuando. El asunto del texto, sin embargo, es claro: se trata de una numeración acerca de los problemas que enfrenta un escritor, en su afán por publicar libros.

1

 Nadie puede callarme los ojos

Juan Mireles

1

 Plazuela, 7 de la tarde

 

Teresa Muñoz

 

 

—La verdad es que no quiero verte porque siempre caemos en la misma y yo me siento muy culpable con todo esto.

—Pero no te estoy pidiendo que hagamos nada, solo quería verte para que me dijeras por qué ya no quieres verme.

—Por eso, si nos vemos, volvemos a caer en eso que no me gusta.

 

1