La esperanza es un cliché

La esperanza es un cliché

La esperanza en un cliché

 

Despierto. Pienso en ti

Vivo. Pronuncio tu nombre

te veo en todos, todo me obliga a recordarte

he sembrado tu nombre.

Eres el cliché con que vivo a diario.

Duermo. Te encuentro, eres el mar, los puentes, funeral sin pan, ni café.

Latente en cada símbolo, mi inconsciente te nombra.

Eres un recuerdo nocivo para mi salud, la enferma compulsión de no dejarte ir.

Aun cuando yo viva en tu olvido, en tu fiera indiferencia

tú vives en mi melancolía

hierro candente que marco mi vida.

Vibro con el viento mecido en la campana que toca en la tarde

péndulo nostálgico, oscila tocando de un extremo a otro su entraña de cobre

y entonces, un sobresalto me regresa la alegría: un día te olvidaré.

 

 

 

Vaso de sal

 

No niego mis tendencias suicidas

olvidar esos días de dolor derramado

desde las cuencas de los ojos

hacia el río de la vida consumada

pero he sobrevivido con luces

las fulgurantes avenidas florecieron

y los rutilantes pájaros no dejan de trinar

no cierro los ojos a la belleza

abro las ventanas de mi pecho

me encuentro con el vibrante río del amor

un vaso de sal no puede amargar esta agua.

 

 

Grace Licea

Ha publicado los poemarios Azules Versos Negros en la editorial Monte Venus y Alas de Mar en el libro colectivo Tres poetas colimenses de la Secretaría de Cultura de Gobierno del Estado de Colima. También forma parte de las antologías “Ala Rosa del poeta”, Sergio Briceño y “Bailando sin sostén”, de la editorial independiente Hoy lo leo. Nació en Colima, en 1976.