Un soneto y cuatro décimas

 

 Por José Luis Domínguez

Foto mia de Libertad Villarreal

 

Neoclásico

El origen de todo es la ceniza,

es el barro, el lodo, y sin embargo,

envueltos en la niebla y en la prisa,

paradoja del sueño es el letargo

que nos va arrastrando por la vida,

sin saber quiénes somos, y sin suerte,

marionetas de trapo a la deriva

con la dulce nostalgia de la muerte

grabada en la memoria y la retina.

¿Quién habrá de salvarnos del espanto,

de los huesos inservibles, de la fina

molécula del polvo, de ese encanto

terrible que es la nada que nos jala

y nos cubre de tierra pala a pala?

 

CUATRO DÉCIMAS TRISTES PARA EDGAR ALLAN POE A LA MANERA DE LA DÉCIMA MUSA.

En la tumba de granito

que casi nadie visita

tengo contigo una cita,

Edgar, tu nombre está escrito

con cincel y con grafito

de ese que nunca se borra,

dejo que mi voz socorra

lo que el olvido reclama,

que la sombra de tu fama

se vuelva luz que recorra

lo que se sabe infinito.

Estas palabras y el verbo,

justo mi mayor acervo,

para decirlo en un grito:

qué es la vida: un relojito

que avanza a marchas forzadas

todas las horas pasadas

que se acaban, que nos pesan,

que nos duelen, terminadas,

como se termina un mito.

Tú, el de la dulce Eleanore,

a quien tú quisiste tanto,

a quien le causaste llanto

porque dijo “Nevermore…”

Dime, ¿es que acaso una flor

que ha sufrido, desdeñada,

no se vuelve desgraciada

por padecer desamor,

pronunciando “Nevermore…”,

aunque esté de amor callada?

¿Y qué destino es peor,

la desdeñada en su encanto

o el que vive en el espanto

de un mundo sacro de horror;

la que vive en el recuerdo

y por el recuerdo mismo

o el que acaba en alcoholismo

y que muere en Baltimore?

Yo soy el que ha de graznar,

después de un rato, a volar.

 

osé Luis Domínguez. Escritor polígrafo nacido en Cd. Cuauhtémoc, Chihuahua, 1963. Es promotor cultural desde 1992, cuando funda el primer Taller literario en su comunidad. Coordinó el grupo filosófico de los Neoexistencialistas y el taller literario “Scripta manent”, hoy llamado “Octavio Paz”. Ha coordinado los talleres literarios en las ciudades chihuahenses de Jiménez, Delicias, Guerrero. Ha fundado, coordinado y sido colaborador de varias revistas literarias del norte de México.

Libros: "Jonás", 1996; "Quinteto para un pretérito", 2000; "El jardín del colibrí", ensayo literario, 2002; el poemario "Los dedos en la llama”; crónica y memorias "El Barrio Viejo de mis recuerdos", 2006. El libro “Diez leyendas de Cuauhtémoc”, 2007. En 2008, la editorial canadiense Lettres des forges le publica “El amor es un tibio, tierno cuerpo de mujer” en francés y español. También aparece el libro “El amor destruye lo que inventa” en el sello de la editorial de la Universidad Autónoma del Estado de México. Sus textos poéticos también han sido traducidos al inglés y al griego. En el 2009, la editorial veracruzana de Orizaba, Letras de Pasto Verde, le publica el cuadernillo de poemas titulado “Homenajes”. En el 2012, la editorial de la Benemérita Universidad de Puebla le publica el poemario “Palimpsesto”. En el 2013 publica el libro 12 Leyendas de Cuauhtémoc”. En el 2014 publica su poesía reunida “Los dedos en la llama”. En 2016 publica los libros “La otra historia de los menonitas”, “Manual de Poética para Universitarios” y “Dèja Vu y otros cuentos”. Desde hace ya varios años ha trabajado fomentando los cineclubs en varios cafés y restaurantes de su comunidad, además de ser el editor de los trabajos literarios de los alumnos del taller que coordina en su comunidad.

Numero actual

Portada BM 1 (3).jpg