Ana Franco Ortuño

 

Luego de treinta años de hacer una revista impresa, Eduardo Mosches dice que se queda con los intercambios humanos, porque el pensamiento del escritor −de él mismo y de sus amigos, pero evidentemente de los miles de colaboradores que han participado en esta aldea−, debe ser esperado y recibido. El largo, interminable, único poema escrito en Blanco móvil es Babel, y la utopía que comparte la memoria de sus lectores.

José Ángel Leyva
 
Texto leído en la presentación de la revista , leída el 8 de diciembre de 2015, en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes
 

Mi maestro de psiquiatría, el doctor Miguel Vallebueno, solía afirmar que una persona tiene una mayor tendencia a aprender más que a hacer hasta los 30 años de edad, luego da inicio a una etapa más larga en la que el proceso se invierte y el aprendizaje no cesa pero la acción se concreta en proyectos de vida más determinantes. No sé cuánto de razón exista en esa afirmación de mi viejo y ya desaparecido maestro, pero en el caso de una revista podríamos suponer que su vida es equivalente a la de los perros, una equivalencia de siete por cada año humano. Sobre todo si la publicación periódica es de poesía, literatura o de cultura y más aún si es independiente, como es el caso de Blanco Móvil que arriba a los 30 años de edad humana, pero a los 120 años de edad canina. Así, la revista ha estado haciendo y se ha hecho al mismo tiempo desde hace ya varios decenios. Una vida a la que se ha aferrado con los dientes, con las garras y con la porfiada vocación comunitaria de su director, que no amo pero sí dueño y señor, el mexargén Eduardo Mosches.

Juan Antonio Rosado Z.

 

Ignoro por qué cada vez es más común confundir narrativa con prosa. Ambos conceptos no se ubican en el mismo nivel. Todavía en el siglo XIX se hablaba, por ejemplo, de “cuento en prosa” y de “cuento en verso”. Puede narrarse en verso. ¿Acaso no están allí los grandes poemas épicos de la humanidad? ¿No contamos con el Romancero? ¿No siguen escribiéndose corridos y hasta narcocorridos, que narran breves historias e incluso, repentinamente, introducen secuencias descriptivas? La distinción básica por la forma en que se despliegan los temas es prosa, verso y diálogo. Con estas tres formas, el escritor puede narrar, describir, explicar o argumentar.