Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Floriano Martins

 

Hay un tiempo en que no nos queda más que ceder a los caprichos de nuestra naturaleza. Amamos de otra manera. El deseo se disfraza de total abandono. Es posible tocar el rostro del abismo. Tiemblo cuando pienso en el inconfundible cariño de este momento. La luz de un candil en el cuarto. La muerte es la caída de un sueño. Le grito al abismo que no soy quien soy. Sus besos me dejan desnuda. Jamás creerá en mí. Me niega como en vida lo hicieran los hijos. Su pasión por mí es mi ruina. Ya no busco sino acariciar la flor en mi cabello.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Noé Roquel

 

Palabras regaladas por mi abuela mientras desgranábamos la mazorca en el corredor de la casa

Escuchá mijo

guardá con amor

esto que te voy a decir

la vida no es solo jugar.

Hablá con las montañas

y después ya podés jugar en ellas

pedile permiso a los guardianes

y no lastimés a los árboles.

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Juventino Gutiérrez Gómez

 

También vivo

          entre los verdes altozanos.

Soy el espíritu del monte,

          lluvia que cae a pedradas

sobre la memoria de los mixes;

         viento que trenza

los movimientos de las milpas

         y, a veces,

                               relámpago:

                                                  claridad de este pueblo. 

JUVENTINO GUTIÉRREZ GÓMEZ

Numero actual

PORTADA BM 136 137