Víctor Hugo Díaz
(Santiago, Chile, marzo de 2016)

 

En lo personal antes de armar poemas uso libretas, anotando de a poco, sumando, restando y luego construyendo en un tiempo y lugar. Paralelamente y yendo a lo importante, que es este libro inaugural de Ana Mónica Vílchez y su aporte, es que aquí las libretas verdes no son sólo el lugar de acopio de la materia prima simbólica de su poesía, sino que también son parte del texto, son en sí imágenes y figuras dentro del poemario, como soportes sustantivos que abren las puertas y las tapas al lector.

Antonio Guillén

 

En sentido contrario a ese tren que para los migrantes significa la muerte, Danseres  nos trae desde Tijuana un dueto de bailarinas, cuya conciencia social transforma en movimiento la lucha de quienes hacen su vida en los caminos. Prueba de ello es la doble intención de su última gira (que contempló San Miguel de Allende, la Ciudad de México y Oaxaca) en la que, por una parte, buscan el rescate de espacios en colaboración con artistas locales y por otra, plantean desde distintas formas corpóreas la tragedia de los marginados.

Antonio Guillén

 

Como parte de una breve gira por la Ciudad de México, la compañía de Teatro Sapiens Sapiens Lab presentó dos de sus últimos montajes en la XXXVII Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (en colaboración con el Estado de Chihuahua) y en la Casa Fortaleza de Emilio "El Indio" Fernández. Ambas propuestas han detonado una inquietud que no he experimentado en ningún otro espectáculo escénico este año: el de una profunda espiritualidad; ambas obras construyen una experiencia mágica en su sentido más oscuro cuyos tonos alcanzan lo que Borges llamaría “la sensación de pesadilla”.

Antonio Guillén

 

Al recordar a Dante (cuya pasión fue capaz de atravesar los anatemas de su época) y más específicamente, aquel círculo del infierno en el que Francesa de Rímini y Paolo Malatesta comparten el martirio perpetuo de la tempestad, me pregunto (y nos pregunto): ¿Qué encontraríamos al descender al segundo círculo del infierno hoy? ¿Seguiría vigente la posibilidad de castigo para quienes persiguen su deseo? ¿Podríamos angustiarnos, en un tiempo en el que “el más allá” resulta inverosímil, o peor aún insignificante, confrontado con la idea de vivir el momento?

Numero actual

PORTADA BM 141142 .jpg