Andrés Cisneros de la Cruz

 

] a carne viva 3 [

 

21586609 10155730293489661 8388700219741370422 o

 

 

Una locura que no busca curarse. La descripción cínica de un ser que tiene por clínica la vida y no teme mostrar sus deseos, apetencias y conclusiones sobre sí mismo con los otros, y de este modo ponerlos en jaque, moverles el mantel y tirarles la sopa. Amores que no son amores, y el psicoanalísita personal dando sus puntos de vista del por qué sentimos qué o hacia donde derivará este nuevo ciclo que no es sino el mismo que cada mañana nos atormenta con una nueva selfie en el espejo. Así he apreciado la narrativa veloz y divertida de Jaime Carcaño Hernández, en su libro "La sopa de tomate" (Montiel & Soriano, Editores, Puebla). Si tienen la oportunidad de tomar el puchero o uno de esos clamatos para la cura o para la borrachera emocional del sábado, háganlo, seguro los hace sentir mejor, o sino, sí les arranca un para de carcajadas, aunque en ese instante quede al descubierto el cráneo de su escarnio l

 

 

 

Andrés Cisneros de la Cruz

 

] a carne viva 3 [

 

21586609 10155730293489661 8388700219741370422 o

 

Una locura que no busca curarse. La descripción cínica de un ser que tiene por clínica la vida y no teme mostrar sus deseos, apetencias y conclusiones sobre sí mismo con los otros, y de este modo ponerlos en jaque, moverles el mantel y tirarles la sopa. Amores que no son amores, y el psicoanalísita personal dando sus puntos de vista del por qué sentimos qué o hacia donde derivará este nuevo ciclo que no es sino el mismo que cada mañana nos atormenta con una nueva selfie en el espejo. Así he apreciado la narrativa veloz y divertida de Jaime Carcaño Hernándes, en su libro "La sopa de tomate" (Montiel & Soriano, Editores, Puebla). Si tienen la oportunidad de tomar el puchero o uno de esos clamatos para la cura o para la borrachera emocional del sábado, háganlo, seguro los hace sentir mejor, o sino, sí les arranca un para de carcajadas, aunque en ese instante quede al descubierto el cráneo de su escarnio. 

Por Marlene Zertuche

 

Diario de un clavo es un libro diferente. Cuando la palabra tiene que ver con una mirada, una mirada nueva, no ingenua, la literatura va más allá del género al elegir la que representa Latino América en un discurso del XXI. Vivimos en una era de confluencia de elementos tecnológicos varios donde lo visual, lo tipográfico, lo auditivo y lo sensorial en un sentido genérico, convergen y se funden en una nueva percepción del mundo de la que cierta narrativa, cierta poesía y cierto ensayo dan cuentan proyectándose, dialogando y estimulando una nueva función de la palabra en el tercer milenio.

 

Andrés Cisneros de la Cruz

] a carne viva 3 [

 

21083368 10155678020234661 2178134589075714905 o

 

Las bajas pasiones que de niños fueron creciendo hasta que nos transformaron en adultos posesivos, y la enfermedad de todos los tiempos apoderándose del cuerpo y el cuerpo desempoderándose de esa tensión de hacer las cosas propias. Carlos Martínez Villanueva con un cinismo sensible, oscuro, se entrega a desatar esos tendones que son a la vez "cárcel de amor", ideología que gobiernas los brazos, las piernas, el sexo, y lo empuja a ser captura, conquista, y en el desamor traza con sus versos, besos animales, urbanos. Desde una Tijuana crepitante "De la existencia y otras adicciones" (Nódulo Ediciones, 2015), es una muestra de la urbanidad y la lucha interior por la libertad, en una poética en conflicto, que se agradece por su honestidad y su atinada autocrítica sin censura. Como escribe Octavo Hernández en el prólogo, Carlos Martínez Villanueva es un "sabio voyeur de la descomposición humana que multiplica las emociones con pulso relojero, y salpica la vida con rebanadas de intensas de sensibilidad, jinete existencial que se monta en las frases para lanzarlas con la fuerza de una bazooka invisible sobre todos nosotros". ] a carne viva 3 [

Pura López Colomé

 

Extraña, rara ave resulta quien hoy día recurra a la poesía como conformadora de mundos no imaginarios ni ficticios, sino poseedores de una cierta tangibilidad, susceptibles de comprobación cabal por vía de la metáfora. Todo aquel que pretenda precisamente crear mundos, para ser un verdadero poeta, tiene que merecer el nombre. No es fácil, y menos hoy, cuando hay juventud que, si llega a leer, es no por placer o por atracción ante el poder oculto en la connotación, sino en busca de originalidades o lugares comunes, en busca de usos o significados “singulares” yuxtaposiciones o lapidariamente “exhaustos”.

Andrés Cisneros de la Cruz
 
] a carne viva 2 [
 
21014095 10155668300284661 9003933674848768175 o
 
 
Poemas de guerra, esa que se vive entre escombros y teteras que anuncian la próxima bomba; poemas escritos por mujeres de Paquistán e Irak, en condiciones de resistencia continúa, así como poemas de mujeres de China, del siglo III, o mujeres de Japón del siglo XVII y XVIII, o de Viet Nam, así como poemas eskimales que no tienen autor, y son un canto de un pueblo, una manifestación, donde el que habla, el que hace el poema es el que "siente una emoción", y así, no hay autores individuales. "Orquídeas de sangre" (Pinos Alados, 2016), compilado y traducido por Roberto Castillo Udiarte, es un pequeño libro mágico que se abre cual cofre de lenguas, y que la editorial independiente de Mexicali, liderada por Rosa Espinoza, tuvo el acierto de publicar. Si tienen oportunidad de que este libro pase por sus ojos, no duden en cruzarlo.

Antonio Guillén

 

Después de asistir a la obra Los perros, de Elena Garro, a cien años de su nacimiento y encontrarme con el trabajo que Sandra Félix nos propone, el concepto que viene a mi mente es  herencia. Y acaso sea la única palabra capaz de mostrar al lector el efecto que el montaje tendrá sobre sus emociones:

En primera instancia el tema de la obra resulta tan vigente como amenazante, la violencia que se vive en nuestro país contra las mujeres y la impotencia de la sociedad ante esa situación, es tan cercana a nuestra realidad que nos lastima.

Por Andrés Cisneros de la Cruz

20988390 10155660657429661 3544198265107630050 o

] a carne viva : 01 [

 

Uno de los poetas más constantes en pulimentar su obra, me parece es Ángel Nungaray, porque es desde el poema donde se revela; desde el libro donde se desarrolla como un proceso de trasmutación de esa idea que da forma al mismo poeta que busca mantenerse en los márgenes, siempre en contacto con las colindancias fractales, o dicho de otro modo, los cánones en formación. "Existir es alejarse" (La casa del mago, 2014), es un libro que llegó a mis manos en la FIL de Guadalajara el año pasado, y que tengo el gusto de comentar brevemente para ustedes.

Edith Ibarra

 

Conocí a Laura Medina Ham en el taller de poesía experimental del maestro Raúl Renán. Le gustaba sentarse en alguna esquina del salón, muchas veces junto a la puerta. Su llegada a la clase era silenciosa; contrastaba con el ruido de todos los demás. Nunca platicamos de nada personal; ahora que lo recuerdo nunca platicamos de nada. Me gustaba su silencio y que sus poemas me dijeran todo lo que necesitaba saber.

Carlos Barbarito: voz mayor de la poesía argentina

 

 

Luis Benítez

 

 

 

 

A nadie que sea lector de poesía argentina le sorprendió, en octubre de 2009, que el primer Premio de Poesía Editorial Praxis, de México, DF, recayera sobre el autor local Carlos Barbarito, por su poemario Cenizas del mediodía.

 

 

Editado ya en 2010, el volumen ratifica plenamente las cualidades exhibidas por el poeta argentino en sus numerosas obras anteriores, así como la nota del jurado, constituido por Daniela Camacho, Saúl Ibargoyen y Juan Antonio Rosado Zacarías, quienes señalaron que decidieron: «otorgar por unanimidad el premio único e indivisible al poemario titulado Cenizas del mediodía, presentado a concurso con el seudónimo de Giordano Vanni, que, una vez abierta la plica de identificación, corresponde a Carlos Barbarito.

 

Angelina Muñiz-Huberman

 

Si el paisaje es un verso, como Juan Vadillo afirma, entonces existe porque la poesía lo sustenta. Y si, además, es un verso de olvido no significa perderlo, sino que la memoria lo ha reconvertido. Es, por lo tanto, el paisaje un breve instante que sólo se mantiene vivo por la voluntad del verso. Será el acto poético el que detenga el fluir del paisaje y el correr del tiempo. Palabra tras palabra, ritmo tras ritmo, música no oída poseen la cualidad de seducir a la naturaleza y detenerla en su fragilidad. 

Numero actual

PORTADA BM 136 137