Paulina

Brannan León

 

Antes que nada/ quisiera pedir una disculpa/ Disculpen

estas letras no son un poema/ a esta hoja/ le apodo Poema

digo le apodo/ cómo a las piedras se les puede nombrar Cucarachas

a las cucarachas/ Cucharas/ a las cucharas/ Estrellas

las estrellas en el firmamento/ el firmamento en un plato de cereal

leche/ miel/ azúcar/ sin estructura/ sin geometría cósmica

sin acumulación originaria de los medios de producción

He de sugerirle a usted/ ustedes/ los que escuchan

porque tienen oídos/ Dirijan su atención/ a otro lado

a una plática/ esto ni siquiera es un mal poema/ Y si se acuerdan de un chiste

Yo seguiré parlando/ algo habrá que hacer/ con estos tres minutos

No ganare el premio universitario de poesía/ dice mi  maestra que soy malo

No malito/ ni malote/ Malo/ simplemente malo

este apodo me lo clavo el David/ lo tatuó en la piel/ en la calle

en la cripta de mármol/ allí donde todos los caballos comen álfala

Alfil/ Peón/ Reina/ Rey/ jaque/ maté/ té/ café: aguas negras del imperialismo:


“Muy buenos días estimada clientela/ ya llegamos/ esta es
su activación/ despertando lo rico de tus costumbres/        Recuerde
que en la compra de sesenta pesitos de “Nescafè Dolca”/ les entregamos veinte pesotes
en una vale de despensa/ y la oportunidad/ para que gane con nosotros
en este sencillo juego de destreza/ que consiste en meter/ esta pelotita
en cualquiera de las circunferencias/ todas las circunferencias/ tienen
premio/ todos los premios usted se los puede llevar/ a casa
Hornos de microondas/ sartenes/ cucharones/ licuadoras
Y la fabulosa televisión led de treinta y dos pulgadas/        Recuerda”/ aquí estamos ubicados:


En la puerta de acceso

a hogar y electrónica

de una tienda “Wal-Mart”

donde ví

      a una niña con leucemia

Y te imagine Paulina

adornada con una sonrisa

                                               que sustituiría 

cualquier cabellera

 

 

Del libro: Paulina es la new María

Numero actual

PORTADA BM 136 137