Hugo Garduño

 

Sus mismas entrañas buscan destrozar.

Es a su imagen, semejante que hace el mismo gesto.

Las aceras lucen carcomidas bajo el peso,

bajo ese cadáver de horizonte putrefacto

que amputa y ciega de a poco.

En las esquinas se recrea la necedad

del pozo, las risas muertas y cortantes de asqueroso paño

con que el status se limpia al defecar.

 

Tomás Browne Cruz

 

1

 

El viento entró en las tumbas cerrando los párpados

De gordos gusanos colmados de nerviosa carne humana

Porque la muerte es la contracción final de los músculos,

Por eso haber tocado la piel de la muerte

            fue haber pisado una baldosa

Por eso haberle cerrado los labios fue callar con ella para siempre,

Y ya no sé. Son los ángeles que cantan en mi nombre

Víctor Hugo Díaz

 

Tú eres culpable del contagio

Deja que muera tranquila la víctima

cojo del pecho, cuando la ex prótesis

descansa en las vitrinas de la multitud

a pesar de las advertencias

El día cae encima cuando se piensa rápido

como las estaciones sin saber de dónde vino

sin moverse, dónde la viste

 

Esaú Corona

 

1

 

Para ti las manos que se agrietan en la sombra

para ti los salmos que se entonan

debajo de la mesa para ti la nieve negra

que nace de la tierra negra

para ti la sangre y el blues

la mezcalina y el semen.

Todo esto ofrendo para ti

Gloria Gómez Guzmán

 

es terrible ser pobre

termina uno siendo mezquino

 

si se es egoísta

destructivo

y además pobre

uno es un desastre

sobre todo para otros pobres

(especialmente para uno mismo)

Becky Rubinstein F.

 

Para retar al novicio

bésalo en el rostro

desaparécelo en las páginas de un cuento

allí el silencio no existe

y acaso el repicar de un campanario

Allí

las reglas del cuento feliz

se imponen sobre el infortunio:

 

Neri Tello

 

sobre los recitales poéticos en los que alternas con pobres pendejos que creen haber encontrado el hilo negro de la poesía y lo que menos quieres es burlarte aunque te lo piden a gritos

me cai que oírte es como esperar a stravinsky

y en su lugar viene la banda del recodo

arturo suárez

a veces pareciera que lees a nocauts directos

a las mandíbulas de los asistentes

y que escribes sin la intención de hacerlo

Enrique González Rojo Arthur

 

Casi recién nacido

—cuando paladeé, en pequeños sorbos de aire

el sabor a vida del oxígeno—,

me di a destruir con toda mi alma

y a tarascadas de corazón

cuanto se hallaba al alcance de mis manos.

Casi recién nacido.

Mi delirio era romper

—«hacer trizas», dicen con tono de confesión

María Elena Solórzano

 

VIII

 

Sobre los escombros de su pueblo,

un rey sestea en lecho de diamantes.

En la mesa, codornices rellenas de perlas y corales.

Con daga de plata a la paloma hiere,

disfruta su carne blanda y dulce.

En la puerta de palacio

se deshace en saliva la boca del mendigo.

Rocío García Rey

 

 

En la hora cero vuelve a parirse

la bruja para hacer pócimas

y transformar en amante al inventado príncipe.

Este es el renacimiento de la bruja que

se ha atrevido —en la hora de la luna—

a quemar los textos sagrados

de la falocéntrica era.