ELLA TIENE SU PROPIA MEMORIA

De pronto

descubro

su memoria

ajena.

 

 

TODA ESTACIÓN

El llanto del niño en la terraza lejana.

El verano no trae sino viento en las sábanas.

Viento y llanto en las sábanas

como toda estación.

 

 

LA NOCHE ES EL DÍA

Poblado

de noches

el día

insomne.

 

 

PAREADO A LA MANERA DE SANDRO PENNA

El desamor con dinero

es más llevadero.

 

 

AJUSTE DE CUENTAS

He tenido mi parte

de nada.

 

MI VECINO CENA BAJO LA GRAN LÁMPARA

Cena solo bajo la gran lámpara.

Mucha luz y poca compañía.

 

 

AMANECE

Amanece

en el avión

de tierra ajena

a ajena tierra.

¿Para quién

amanece?

 

 

EN LA CLÍNICA UNA ANCIANA HABLA DEL SER

Tengo siete nietos.

Alguno será.

 

 

VUELA MÁS UN OJO

Con un ojo invento pájaros

que con los dos no puedo hacer volar.

 

 

MEMORIA DE T. K.

¿Quién no atiende a sus muertos?

 

JKFOTO EDUARDO MONTES BRADLEY 1

 

UN VINO INMORTAL

Yo había dado unos pasos, tumultuosos.

 

Así viví.

 

Era un hombre enraizado como hileras en par de

          sicomoros.

 

Copudo

 

y tumultuoso, yo me aferraba: cuánto me oponía,

          al agua. Cobrar la pieza;

          asistir. Todo

 

ser

 

era yo: yo era veinticuatro veces, incorregible;

          llamado el

          Venturoso.

          Hablaba, con

          familiaridad;

          conseguía pasar

          desapercibido, me

 

escabullía: yo

 

el Desprovisto; me creyeron. A todos respondía

          con mi ropa de

          cama recién

          oreada, camisas

          aromáticas de

          muchachón

 

libertario, yo

 

estaba a punto de entrar todo bruñido a mi edad

          adulta, no

 

recuerdo

 

exactamente qué edad o si la edad se diluía;

          desde entonces, el

          sol me cegó: ciego

 

y hecho

 

de bizqueras, todo jorobeteado me encontré aquel

          día, tan normal: qué

          fue lo imprevisto si

          el sol

 

de la mañana

 

traspasaba diluyendo el desayuno como todas las

          mañanas por los

          cuarterones en la

          ventana de mainel

 

de la cocina: nos

 

despedimos; nunca más volví. Como siempre: el

          sol me había cegado

          esa mañana y yo de

          mi halo envejecí de

          pronto y con un paso

 

lateral

 

me encharqué hasta el tobillo de cúpulas que no

          había visto, en todas

          partes: hasta el tobillo

          me encharqué

 

en el lagar

 

que está frente por frente de casa y desde una

          ventana estoy embebido

          hará unas horas o cuánto,

          quienes

 

entran

 

salieron; son mis escabullidos: aquello me mataba

          y por fin lo supuse, así

          lo vi; reaparecía. Era

por fin

 

el Maniatado ojos abiertos de par en par y un vino

          incandescente en la punta

          de la lengua: todo reflejos;

          yo tan subido de aquel

          poso de inercias

 

en el lagar.

 

 

CONSUMACIÓN

Entró en la cocina

 

con un manojo de romero en la mano, hizo

 

girar el reino de los cielos, dos aromas

 

en el calor de la tarde: almorzamos

 

hasta la extremaunción de nuestro sistema

          respiratorio

 

perfumado: hablar,

 

aroma y regüeldo a romero: reír,

 

el sistema digestivo tritura y tritura hasta

 

su exhalación (contumaz): ya llegamos;

 

dos aromas en el desorden del mantel

 

y las sábanas.

 

JKFOTO EDUARDO MONTES BRADLEY 1

 

CH’I

 

Desposeído. A sus años. Jamás pudo imaginar que.

            Por pasos. Gradual. Y un

            buen día, pero vamos por

            pasos. Da sin duda vueltas

            el mundo. Se aleja. Rumbo

            a, adónde. Escalas. Peldaños.

            Podría faltarle la respiración.

            Y sin embargo el aliento

            ch’i vital nutre intersticios,

            grietas, uno a uno los

            rincones del cuerpo, ni

            el médico chino los salva,

            el cuerpo social se restituye,

            algo a veces mejora: ch’i

            abarca diversos aspectos

            del mundo natural, abarca

            (penetra) el Universo,

            bodegones, la mesa

            puesta, se palpa el

            Todo. Pertenece, hijo

            cualquiera de vecino,

            a esa legión de seres

            momentáneos que nacen,

            crecen, etc., se reproducen,

            más etc., y etc., mueren:

            desaparecen. Por ende

            el aliento que todo lo

            circunscribe le entra

            de golpe por la nariz

            (aletean las fosas

            nasales) y en cuestión

            de segundos, quince

            por ejemplo, el cuerpo

            de momento se restablece

            ah ch’i: y en otros quince

            segundos más, células,

            vísceras y hasta el más

            fino y último cabello de

            la cabeza, expiración,

            ch’i se disuelve. Sale,

            hálito vivo a buscar su

            propio oxígeno, o no

            habría nada que entregar

            a órganos de percepción,

            sensaciones que surgen,

            miso, sabor a guiso de

            espárragos, zanahorias,

            camarones. Satori. Se

            va diluyendo la luz que

            llegó. Llegó, se esfumó,

            quince segundos, y volvió.

            Círculo eterno. Vigilias a

            ensueños a tinieblas, y

            todo de nuevo volverse

            a restablecer. ¿Qué, a

            sus años, peldaños rotos,

            escalones de piedra

            agrietados, bordes

            rajados por el paso

            del tiempo, se entiende?

            Se detiene. Es por un

            instante. Respira. Aire.

            Cercano aire, palpable

            y comestible, ch’i

            digerible y no aire

            trascendental: eso

            se entiende. La

            hormiga se nutre de

            piezas desprovistas

            de totalidad, come

            parcialidad, deshechas

            porciones (desechos)

            la mariposa vive de

            gránulos imperceptibles

            de polen (intenso sin

            embargo su amarillo)

            cómo no comprender

            que él, a su edad, no

            se tiene que poner a

            contemplar espacios

            inaccesibles cuando,

            y es real (lo real) todo

            lo tiene a la mano.

            Nada. Perdió. Qué

            podría perder. Hora

            de dejarse de

            malentendidos

            simétricos bueno o

            blanco por malo o

            negro cuando en

            realidad, en fin, a

            qué hablar, estos

            asuntos los conoce

            hasta un necio

            redomado, un niño

            de pecho, una madre

            abobalicada dando

            de mamar. Corre calostro,

            resurge el loto de lo

            putrefacto, el guerrero

            muerde el polvo y nutre

            con sus guiñapos a los

            cuervos: cuervo alimento

            de gato montés, y él, a

            qué quejarse cuando, 

            y es lo que comprende,

            tiene suficiente: mesa

            puesta, ni mantel ni

            servilleta, con un

            cuenco de arroz

            (quínoa en su caso)

            (arroz le produce

            una atroz estitiquez)

            calabacines rebanados

            en diagonal, crudos

            (gruesos) vaso corto

            de vino de arroz y una

            pera: fruta que en su

            comarca abunda, se

            consigue todo el año,

            peldaños, escalones,

            cesto de mimbre a

            cada paso (ascenso)

            y en el descenso,

            donde fulge la fruta

            que le corresponde,

            se inclina, la muerde,

            las esferas componen

            músicas renovadas.

            Digiere. Orden. Satori

            (transitoriedad). La pera,

            el vino, calabacines, arroz,

            y su respiración regulada

            por el sueño, ese sueño

            del que a sus años se

            despierta, cuerpo

            presente, intacto en

            apariencia, para

            plantearse si ha

            soñado su sustento o

            soñara él ser sustento

            (vino calabacín arroz

            aire circundante a su

            descalabro en ciernes)

            apariencia que desaparece

            para deshacerse en la

            reaparición.

 

 

AUTORRETRATO (DÍA) SITUACIÓN

 

Ése que despierta y reza soy yo en ayunas leyendo

           un poema de Garcilaso de

           la Vega.

 

Y ése que anoche se iba abismando cofre (en cofre

           de negrura) era yo escuchando

           los últimos acordes de la Pasión

           según San Mateo.

 

Setos, glorieta, barbacana, una puerta labrada de

           bronce con el primer centinela

           de mirada impertérrita a punto

           de responderle a Kafka, entrar,

           primeros biombos de metal,

           contiguas moradas, la mano

           en vilo tantear el pomo

           inaccesible de una puerta

           común y corriente, madera,

           carcoma, el vano primero

           idéntico a los vacíos de la

           pupila, ruidoso orín las

           bisagras: esas cuatro

           paredes de alto y ancho

           inalcanzables ya no me

           abruman; fuerza mayor

           de inexistencia la cal y

           la carne, sustancia única

           de la materia (contigua)

           se reactiva y desmorona;

           unísono del alma y de

           la hormiga: despierto;

           soy un poeta (medieval)

           adscrito (esta mañana)

           al torno clásico, moderno

           por igual, me despeño;

           ripio fallecer de la carne,

           el cuerpo muere, la

           métrica sobrevive.

 

De negrura, despertar: ¿quién ve esta brizna

           zafada? Dios, desde el

           mirador, insufla y duerme.

           ¿Descontento? No perdamos

           el tiempo. Haya cláusulas,

           reversos de inmortalidad.

           A esa lápida me encaramo.

           Y, visto bueno, pasar el día

           de refrigerio en refrigerio,

           Garcilaso, San Juan o San

           Mateo, tampoco Brahms es

           indigno de Bach, íngrimos

           todos, materia y emoción

           puro nitrógeno. Ein

           deutsches Réquiem. Y

           sentarme a calcar. Calcar.

           Calcar. Y entre los trazos

           (copia de sí) (fingida,

           gusano) haga su entrada

           la rediviva carcoma

           disfrazada (terrón)

           (ofidio) (manzana)

           el rostro (quizás por

           analogía de la Vía)

           (Láctea) in fraganti

           hollado.

 

UNIDAD DE LUGAR

Nada ha cambiado

Sólo el sitio

en que mi cuerpo cae

 

 

PIAZZA DEI MIRACOLI

Danza

de espectros

en la Piazza dei Miracoli

Música blanca

para una noche fantasmal

 

 

ARS AMANDI

En tenso vuelo

se eleva

y resplandece

 

 

ASEDIOS

El corazón atento

al pulso de la noche

ardía

Temor de la inocencia

en esta hora

 

 

GIORNO DOPO GIORNO

El sitio del deseo

en la oscura memoria

de otro tiempo

Día tras día llegarás

día tras día

El deseo de la muerte

en la cumbre del deseo

 

EXORCISMOS

Ante la muerte reía: muerte ajena.

Muerte a la muerte, muerte propia.

Contra la muerte toda herramienta es buena.

 

 

DEBE Y HABER

No hay error que acabe.

 

 

EL CENTRO DEL DÍA

Una paloma pasa entre tu corazón y el mundo.

Pasa una paloma.

 

 

ÁMAME COMO TU PIEL

Ámame

como el recuerdo de tu piel me ama.

 

 

ENTRE MAR DEL PLATA Y BUENOS AIRES

Cuando el tren

atraviesa la noche

poco importa

país o destino.

 

JKFOTO EDUARDO MONTES BRADLEY 1

 

MONJE ENTRE ARCÁNGELES

Para Adolfo Castañón

                                  

Al bajar la cabeza, vio sus pies juntos con las medias

      de pura lana

 

blanca. Qué

 

reverencia sus pies sobre el suelo de madera en que

      imagina rebulle la

      carcoma, imagina

 

el tercer

aviso de la campanilla que convoca la hora nona:

      sus pies

 

abrirán

 

un leve arco como si hubiera un pórtico y darán

 

tres

 

pasos cortos al enfundarse en las viejas pantuflas

      de tela: alzará

 

la cabeza

 

y al ver la portezuela lateral de salida sentirá una

      leve animación de

      cuerdas y manecillas,

      pronto

 

saludará

 

a los monjes nimbados de cansancio al trasluz de

      una ventana: y tendrá

      que alejar

 

a toda prisa

 

aquel revuelo de hoces y espadas flamígeras que    

      lo incitan a plantarse con

      las piernas abiertas en

      arco y la mano flamígera

      en la empuñadura

 

de una espada.

 

 

UN PAN INMORTAL

 

La dueña

 

de la noria besó la mula en los belfos, dejó correr

      el agua, la harina de cernir

 

su óvalo. No hubo

 

pan en toda la mañana y se quedó a la mesa besando

      la inasible forma de

      un pan, tres

 

formas

 

inasibles, una imperecedera dimensión la mesa.

      Qué la asustó de pronto

      que se puso

 

a declamar

 

en medio del campo como si hubiera un silencio de

      flores (brotar) de la

      cebada o la harina

 

y el agua

 

se empaparan en la cocción quebradiza de un pan

      viejo: un pan,

      incomestible.

      Ese pan

 

de hoz

 

que siega en la interminable dimensión siempre

      encima; debajo, un

      patíbulo de cristal:

      Dios, quién es la

      mujer que huele a

      lilas en la plenitud

      de abril

 

y tiene

 

unos labios sedientos de besar el belfo de las mulas.

      Sólo ella conoce el

      misterio de comer

      la aromática brizna

      de las yerbas,

      reconoce

 

en el cuévano

 

la forma nutritiva del vino la forma nutricia de la

      espiga en la canasta:

      tan sólo ella reconoce

      por su amor a los

      belfos la forma

 

quieta

 

de la noria en su esfuerzo, la mansedumbre de un

      lomo: y su boca se

      colma en un pan

      convexo, humedecido

      por el relente que del

      sol a la sombra que

      del sol a la sombra

      bajo los árboles

 

masca.

 

JKFOTO EDUARDO MONTES BRADLEY 1

 

IMAGO MUNDI

 

El jamo se iba llenando de peces improbables, los

            tres surcos de mi terreno

            de labranza producían

            frutos inverosímiles,

            espigas que la brisa

            tornasolaba

            contaminándose del gris

            plomizo del cielo (a veces

            cielo raso) hace semanas

            encapotado: se petrifican

            las espigas, y yo desvarío,

            luego me vacío. La tierra

            produce peces incomestibles

            al surgir de mi cabeza con

            dos o tres imágenes trilladas,

            por todos lados me veo

            empobrecido, peces de

            colores vivos abonan mi

            vacío, me noto cada vez

            más inquieto como si ya

            fuera a ocurrir (inminente)

            sucedáneo de mí mismo:

            a tierra se iría de bruces

            o de cabeza toda mi

            filosofía, la práctica

            sostenida durante

            décadas, no llega

            todavía la aurora, no

            quiero mirar la hora,

            repelús. Ando perdido

            en auroras que no

            llegan, la luz se

            obsesiona perpendicular

            con la oscuridad nigérrima,

            primero se derrama

            penumbra y al instante

            mi vacío hubiera podido

            imaginar la voz del

            cuervo posarse en la

            tumba (Monte de los

            Olivos) de mis padres

            en las afueras de la

            Nada (amalgamados):

            nada por último nos

            uniría al esbozar unas

            letras, letras incoadas,

            mano a su óseo desecho.

A Egipto, y las más oscuras narraciones se esparzan

            en secos nilos mis cenizas:

            de las fauces de un dios

            cara de gato y de la

            faraona que desbanca

            en un siglo toda una

            caterva de dioses de

            una tierra que ya no

            se moja, aparecerá la

            urna con mis cenizas

            derramando vacío

            perpendicular: a

            voz en cuello piden

            seguir concediendo

            supervivencia material

            pero yo sigo muerto:

            desecho. Invariabilidad.

            La boca del cuervo en

            su postura, mármol,

            madera, matriz de

            continua descomposición

            nada arroja: nada augura.

            No sabe ya si conversa o

            crascita, si alas son o

            fulgor morado, nigérrimo

            asterisco concentrado en

            una pupila de irrompible

            cuarzo. Me doy vuelta,

            todo me da vueltas, agua

            concéntrica en el jamo,

            mi interior: se cercena,

            alcanza el bajo fondo

            de una indivisibilidad

            (no existe sueño mayor)

            brota una sola espiga

            del tamaño de un jeme,

            pasan ascuas, cocuyos

            difunden sendas

            soterradas donde

            guardan (puro ritual)

            la espiga desprendida

            de un jarrón de hojalata

            que algún dios sometido

            a qué pero a qué, un

            dios nada espabilado

            acoge (ganancioso)

            desmorona con el índice

            la posibilidad del pan:

            alzan un pulgar dado

            a amasar, punto final

            de cuanto imagino.

 

Brusco

y

muerto.

Así

ha

de

ser

la

Muerte:

belladona,

orín,

alcanfor.

Una

nave,

proa

curva,

eslabones

de

olas

a

gotas

de

salitre

donde

el

miedo

me

obligaría

a

rezar,

salvo

que

no

me

transo:

me

empecino.

El

dios

del

caduceo,

pies

alados

me

manumita.

 

 

 

CÁNTICO ESPIRITUAL

 

A mi lado un amuleto redondo en el suelo su sombra un

            ciempiés le da la vuelta

            cuarenta y nueve veces

            en mi nombre el número

            tiene su razón de ser:

            alzo el brazo derecho,

            en la muñeca ciño ajorca

            gruesa de cobre, cuelgan

            dijes (tres) crisantemo

            unicornio nube con la

            forma del Dragón

            perseguido por dragón:

            en ese momento somos

            dos. Esencial por lo tanto

            duplicar amuleto ajorca

            dijes para engalanar la

            figura en majestad

            (suprema) a mi derecha,

            revestirla, igualarnos

            todos, su brazo es (lo)

            real. La protección que

            le brindo, real. Por igual.

            Nada de lo descrito es

            ficticio, lo único que

            queda por hacer es

            poner en marcha las

            dos efigies que somos

            de momento, estamos

            vivos y sin embargo 

            se precisa (me encargo

  1. yo) de insuflarnos una

            existencia que tenga

            al menos sus más

            elementales

            características (extensión

            intensidad materia

            propia y única sentido

            de realidad percepción

            capacidad de meditar,

            reflejarse, rectificar

            pensamiento con base

            a comedidos sentimientos,

            y donde el camino

            entronca (desemboca;

            se drena) se endurece,

            desaparecer).

 

La avena con grosellas secas terminó de cuajar en

            el cuenco de porcelana

            envejecido, la pruebo,

            me quema la punta de

            la lengua, chasquido,

            me relamo, cierro los

            ojos, en verdad se me

            cierran de cansancio,

            y sólo son las seis de

            la tarde, tengo unas

            horas antes de

            retirarme al cuarto

            de dormir: me giro

            unos centímetros, le

            ofrezco copos de aire

            ampos gotas de nieve

            recién surgida en la

            habitación tras

            congelarse el agua a

            mitad de camino, cielo

            a tierra (subsuelo) a la

            boca nos llevamos

            unísono de unísonos

            sendas cucharadas

            de avena recién

            cuajada con grosellas

            canela respiramos uno

            por otro tragamos (nos

            paladeamos) los rostros

            inclinamos en dos

            direcciones: una para

            agradecer a los dioses,

            otra hacia la mano del

            otro cuando acerca la

            cuchara sopera repleta

            (humeando) de avena

            hervida en leche de

            coco a la boca de la

            figura a mi lado: le

            ofrezco otro amuleto,

            éste exhibe en su

            cara visible el número

            siete, le entrego tres

            dijes, gajo de matojo

            que crece en el

            desierto, gota de

            miel silvestre que

            sabe a aceite de

            cardamomo, jícara

            de madera casi plana

            donde tiemble el vino

            de arroz para celebrar

            (conjunción) nuestras

            bodas.

 

A nadie, a nada respondo, estoy concentrado, perfección

            la Amada (a fondo) una

            sola taza la infusión de

            la tarde que fui preparando

            con esmero, música de

            Palestrina, júbilo lento

            su asunción: cruzamos

            los brazos cual dos ramas

            se entrelazan (Baucis y

            Filemón). Bebe (bebo) de

            la misma taza y al mismo

            tiempo bebemos, mal se

            explica que cada cual o

            su figura una al lado de

            otra alce su propia taza

            sorbiendo la tisana

            hirviendo, viendo doble

            donde sólo hay un

            objeto, o nada: me

            encojo se encoge de

            hombros, chasqueo

            chasquea la lengua,

            sonríe, me sonrío, me

            recuesto en sus pechos

            hombros regazo se

            recuesta se mece

            vaciamos la taza nos

            limpiamos con la palma

            de la mano los labios,

            mi mano limpia los

            suyos, la suya me

            seca las comisuras,

            todo puede ser un

            reflejo (ancestral)

            consecuencia de poder

            contar con el amparo

            de un amuleto: unos

            dijes que cambian de

            configuración con el

            paso de las horas, 

            la Amada cinabrio,

            cinabrio yo, sólo que

            blanco, blanco y

            pulverizado.

JKFOTO EDUARDO MONTES BRADLEY 1

 

BALNEARIO LA CONCHA, 1954

Era domingo, cuatro decisiones.

 

Mi madre nos nutría de linfa, hidromieles: se
         asomaba papá de veguero
         y visera, mangas

 

cortas. Yo

 

proponía ir más allá de los cuatro tazones de
         café con leche, hablaba
         de otras ciudades con
         muros sembrados

 

de logaritmos

 

y espirales al almuecín, yo me iba: y mi padre
         proponía el color
         esmeralda de las
         playas, mamá
         temblaba. A
         sus anchas

 

temblaba

 

cuando nos íbamos los dos de casa, padre y
         varón veteados en un
         revuelo de naftas y
         aceleraciones, dos

 

fotutazos

 

de albricia descarada por el amanecer y el
         domingo, las mujeres en
         casa: nos desnudábamos
         de pelo

 

en pecho

 

al llegar a las casetas y mientras digeríamos
         al sol el desayuno mi
         padre recapacitaba
         acerca del árbol

 

lila

 

y los caramelos que robó de niño, su guante
         blanco de artillero
         polaco y el caftán
         orlado de arabescos
         policromos

 

para

 

días festivos, el raído caftán de peregrinaciones:
         nadábamos un poco
         hablábamos otro
         pedazo de aquellos
         profetas interiores
         que escogían a un
         niño, lo enseñaban

 

a narrar

 

y el niño aprendía de golpe, nunca jamás
         desfallecía. Nadaba

 

mi padre

 

como un perro lacio de aguas y lo vi sonrojarse
         cuando habló de una
         amiga villaclareña,
         tembló

 

y hablamos

 

en seguida de su sombrero de nutria y el
         carromato ígneo
         de la guerra: nada

 

nos detenía ya

 

y compartimos una mano de mamoncillos bajo
         la sombra de una yagua,
         llamábamos

 

al tamalero

 

por su nombre y pensamos en casa, traeríamos
         a dos manos el maní
         en los cucuruchos:
         llegaríamos, dos
         ráfagas

 

de sal

 

a casa mi madre me dio un beso que yo di a mi
         padre cuando besó a
         mi hermana, besamos

 

el pan

 

de flauta a la mesa y hundimos las manos en
         los bolsillos un momento
         para hacer silencio y dos
         genuflexiones, comprobar
         un momento que éramos
         cuatro: el Maestro

 

y la noria

 

con el Vidente y la noria que no abriría en el
         suelo aún contra nosotros
         cuatro un espacio, nos
         quedan suelo y brisa
         parsimonia y arena
         en la boca cuajada
         de canela, gofios y
         espléndidas natillas
         en los cuatro

 

cuencos.

BIENVENIDA

Un canal

de aguas lívidas cruza el desierto de Gobi en toda
         su extensión.

En el juego

de los eslabones se extravió un Emperador de la
         dinastía Sung.

Pasa

a caballo ida y vuelta día y noche, raudo: a su
         paso se quiebran las
         aguas (se amansan)
         recogen

la lenta

configuración de una bestia de carga. Y cada siete
         años (séptimo día
         de un séptimo mes)
         dimana

una luz

del fondo de aquellas aguas, el Emperador (inmaculado)
         y su corcel (inmaculado)
         se refugian

por fin

en una misma sombra y los pueblos festejan la cordura.

Numero actual

PORTADA BM 141142 .jpg