Locura 

Nada detiene el colmillo turbio del asesino.
Ningún rezo, ningún brazo ni aullido negando el paso de la muerte.
Ninguna madre suplicando clemencia para el que ama.
Ninguna pascua, nuevo año ni lejana resurrección.
El que mata no tiene ojos para mirar el tamaño de los gritos
ni oídos que midan la bocaza donde habita el miedo.

 

Manni Dhillon Johal

 

Una cadena de abrazos

 

México, para mí, has sido

una cadena de abrazos,

un ombligo hilado, a veces

suavemente, a veces a madrazos,

un cordón de cuentos,

entrelazadas coincidencias

que no lo son, sino híbridos

de decisión y destino –

 

Agustín Cadena 

En cada texto, Agustín Cadena retorna a los instantes cotidianos, a las pequeñas sorpresas de cada día, a los “pobres de espíritu”, de donde extrae los temas y las emociones para explorar y desarrollar una nueva sensibilidad, un nuevo despertar espiritual. El autor ha renunciado a las situaciones límite, a las intensidades metafísicas abrumadoras y a los finales sorpresivos, pero ofrece cuadros y personajes memorables, en los que la sorpresa reside, a menudo, en que no hay sorpresa.

 

Numero actual

PORTADA BM 136 137