Por Dylan Novalis

 

1.-

Amor mío, ya no sé qué más decir mientras me toco las manos y lentamente dibujo laberintos sobre ellas.

Amor mío, los vagabundos y los perros comparten la lluvia y les miro por un balcón con cierta envidia (también de la lluvia).

Amor mío, en el país de los ciegos todos nos tocamos las manos e imaginamos un salón con candelabros brillantes y obreros afuera, en huelga o en marcha (que no es lo mismo), empapándose las botas como mis manos, a veces, cuando las saco por la ventana y pienso en las tuyas con sus 10 dedos largos, lejanos, de un color que habita en la playa de la luna.

 

Por Josefina Barreto

 

 

 

Soy Julieta de Shakespeare en Verona,

quizá la dulce Laura de Petrarca;

soy Helena de Troya que se asoma

abrazada de Paris en su barca.

Por mí solía sufrir Lope de Vega

desgranando un soneto en mi regazo;

nunca hice distinción, porque en la entrega

igual daba Quevedo o Garcilazo.

No se asombren si Nervo fue mi Amado

o sin con Pablo caminé desnuda,

soñando los caminos de Machado

mientras rimaba versos con Neruda.

Rubén Darío me enviaba sonatinas

y junto a Becker despertaba ufana,

mirando a las oscuras golondrinas

que colgaban su nido en mi ventana.

A Gabriela Mistral le di la mano,

caminamos con la melancolía

escuchando el gallego y castellano

en que hablaba de Castro Rosalía.

Con Shelley me embriagué en vino de hadas

 y Lorca me cubrió de madrigales,

despertando en alegres madrugadas

soñando en tibias noches otoñales.

Del infierno de Dante, pesadillas

que luego en paraíso se desgranan

sonriendo al releer las Redondillas

a los ingratos hombres, de Sor Juana.

A veces melancólica sirena

como Alfonsina que en la mar se pierde,

como la estatua de Ovidio que venera

o Diaz Mirón prendado de “Ojos verdes”

De Acuña figuraba ser Rosario

quien inspira un Nocturno ya muy tarde;

mientras guardo en las hojas de mi diario

la Patria que me dio López Velarde.

 Con Edgar Allan Poe y sus negros gatos

vi los hechizos de la noche oscura.

Con Cervantes pasaba largos ratos

hablando de molinos y locura.

Tengo mil formas, mil caras y mil cuerpos

y sin embargo ninguna forma es mía;

me pierdo entre lo efímero y lo eterno.

¿Quieres saber quién soy? Soy la Poesía.

 

 

Por Manuel Becerra

 

 

Poema de las reses

Carne lavada y tendida en los mataderos

que aún se recuerda pastando

en los labrantíos verdes

y aún se la oye rumiar como el rencoroso.

 

Y así continúa la vida

 

mientras el carnicero, hombre de los garfios,

cuelga la piel pendular de los metales, en negra pasarela,  

y de la vida que escurre

aún a temperatura del cuerpo

podría la ternera venir a mamar de la madre.

 

 

 

Por Estefanía D' Ecclesia

 

 

FB_IMG_1561321205565.jpg

 

 

Lo que murmura,  

como esas huellas en la arena

tras el paso del cangrejo

....se reinicia

convirtiéndose

en nuestro costado.

El limonero

el jilguero alborotado

el ciempiés

se detienen

y unimos nuestros segmentos.

Recuperar la materia.

El verde desencarnado

luego de la noche.

La vida

huele a naranja pelada.

Nos vemos

en esta coreografía translúcida

mientras el jugo cae

entre las manos. 

 

Estefanía Soledad D' Ecclesia. El cobijo de la polis de las diagonales la llevó a vincularse con la cultura, el arte, las letras y la naturaleza, desde clubes de lectura, grupos de estudio de poesía, cafés literarios, presentaciones de libros y conferencias, el mundo de los libros usados comandado por libreros, hasta el actual taller de escritura con la indómita Poeta Paulina Vinderman.

 

Por Daniel Olivares Viniegra

 

1600x1200-3990509349_8f92e02a77_b.jpg

 

Me sabes a aves

 

Dulzor dulce olor y nunca (amar)gura de amar:

"Salado dalas"

y alado de alas..

Al tacto siento cientos y cuán extasía tu mir(h)ada...

Presencia de sensual esencia o ansia de fraguar fragancias...

Vagancia:

vaga ansia de andar; esporádicamente juntos…

pero siempre.

Albo alhelí, aromático ámbar, narcótico beleño, armónica camelia

dulcísima canela,

sacro damasquino…

Sonora canora;

a gustosidad manifiesta, relevo de pruebas:

frío río; aliente caliente...

***

 

Por Frida López

 

la_ciudad-12.jpg

 

Para qué ocultarlo,

si al final está el silencio azul;

para qué avergonzarnos,

si todas las lágrimas no terminan por caer.

Ayer te vi,

        ayer te quise…

Hoy rezo por mi madre,

por las inocencias que perdí,

por mis hermanos,

por un cariño que se desgasta entre susurros.

Acudo a la capilla del pueblo,

                          la que todos necesitamos alguna vez;

aún no existe mejor altar entre los edificios grises

y los bares para ennoblecer  las despedidas.

Pienso en mí,

en la duración de mi propio dolor,

que algún día desaparecerá,

y quizás,

          sólo en ese momento,

                        en la oportunidad definitiva,

te demostraré, en paz, un amor que supere las ruinas.

 

Frida López (Cd. De México, 1995). Tesista en la Licenciatura en Filosofía por la UNAM. Actualmente es miembro del Consejo de Jóvenes de Cultura UNAM y del Consejo Editorial de la Revista de la Universidad.

 

Por Mirna Valdés

 

La que no tiene nombre la invisible

 

Rodeo de palabras para expresar

algo que podría haberse dicho

de forma más breve.

 

 

Hipótesis

(premisa que tomo como base de mi razonamiento poético)

 

El obrero de la luz en su afanosa tarea, pinta con su brocha de oro la cúpula de la catedral. Dorados lingotes resaltan entre el caserío, en la cresta de la loma.

A cubetadas de ardientes ocres, el día se baña.

El sol persigue mis pasos, pero ya no estoy aquí, me he marchado.

Por Antonio Calera-Grobet

 

índice.jpg

 

 

MIRE USTED BIEN

Antes que nada, mire bien. No pase como por su casa sobre las caras queridas, no pase como si nada sobre el cancionero popular, los callejones y sus arboledas, la fuente del parque municipal. Se le recomienda mirar. Porque tenga la certeza que desde aquí lo miran y es más, ahora mismo, con detenimiento, para saber con qué clase de alma se las habrán. Miran sus manos estiradas como de médico fino, su ropa blanca de tintorería, sus pantalones bien ribeteados y su chamarra confeccionada en material comodísimo y ligero para cubrir su aséptico usted. Ven fijamente sus cadenas de oro, sus trajes de imitación de rico, ínfulas de rico, charol de rico, se fijan en el cuero de su portafolio sin decirle diplomático rico, lo miran como a cualquier otro mono sin decirle magnífico señor, diputado o senador. Mire usted al menos eso: porque vaya que a usted lo miran. Mírelos. ¿Se había percatado de su existencia a este nivel de tierra, en este nivel bajo de la raíz? Miran su cara estirada de piel blanca, su reloj marcar las horas con diamantes expoliados del centro del planeta, sus zapatos de cordero hervido, sus mancuernillas lustrosas en esta sala de juzgado a la intemperie. Mire este documento al menos no como una amenaza, que no lo es, ni siquiera como una advertencia, acaso como un mero memorándum sin polendas. Porque aquí se ha estipulado claramente que a usted lo mirarán de arriba a abajo y un buen rato, antes de reclamar su peso absoluto en robos, el almanaque de su ínfima pinta antes de borrarle los ojos con su rayo no salvífico sino iracundo, para luego lavar su rostro malabar, su rastro de los anales sin ponerle un dedo encima, clavar ese rayo en su sitio por primera vez y ya era hora, removerle su nerviosa sonrisa de la cara.

 

 

REPITE CONTIGO MISMO

Repite contigo mismo: a nadie debes. No debes tus huesos desde la calavera hasta las falanges de tus pies. Lo has levantado todo ello desde que fuiste aire comprimido en una célula, pizca de granos que se multiplicaron desde su centro hasta hacerte aparecer. Forjaste el muro de tu cuerpo, lo hiciste y deshiciste a tu antojo, lo cortaste y rallaste como creíste necesario. Es tuyo y no debes a nadie una gota de almíbar por tus ojos de canica de ámbar, no debes nada por tus músculos como trapos ni tus huesos como estacas. Repite contigo mismo: debes nada. Los jirones y las astillas en el cuerpo son enteramente tuyos y hasta la caída del cabello te la has procurado tú, las cicatrices que se ven y más las ocultas, todas, generosamente tuyas. Y que quede claro que mucho menos debes convenios, negociaciones de puras habas, las agujas que fueron los tratos malhechos, las gestiones y digestiones entre cabildos de paja, meros trámites de oficio como bolos alimenticios, hojarasca de seres infames en la rota y pulgosa colcha de la vida. Debes en todo caso tinta y planas de lecturas, paréntesis extendidos para caminar de nuevo con alguien de tu lado y nombraste lo mejor de tu vida, esos gránulos que abandonaste sin saber el porqué. Aún así, pide perdón a quien te escuche ahora en el estrado. Diles que ni con un beso pagarás a los que digan debes algo y sin embargo aquí estás. Así, repite contigo mismo, que aunque nada debes con este trigo les pagas, y aunque te miren de frente, de arriba o hacia abajo, tu cuerpo estará siempre a su costado.

 

 

HUYENDO DE MI CUERPO CON EL TUYO

Sacando letras de la tierra de tu cuerpo, de los manglares, los riscos, las cordilleras iliacas de tu cuerpo, porque huyendo de mi cuerpo con el tuyo, vivo. Y porque lo primero fue el viento, luego tu gesto, luego mi tacto. El verbo sólo puso en nuestros músculos el sentido previamente intuido. Por eso huimos: Tribeca, Macedonia, Finisterre, Capadocia: porque huyendo, mi cuerpo al lado del tuyo, es como cierro la boca y guardo silencio. Tuvimos que huir y lo sabes, ya percudido el sentido, extraído lo sagrado de lo humano en pos de un algoritmo, destrozada la glándula del yo en el subcapitalismo tardío. Huimos porque lo que quedaba era el pathos y nosotros nadando en el lago de esa nada, haciendo de garzas rosadas sin picos, ni cielo ni Celestún. Tú cuerpo fue mi tao y lo supimos, el viento exacto justo en el punto, el tino que puso nuestros músculos en rumbo, porque todo lo demás pendía de un hilo, andaba casi a punto de caer. Pero tuvimos calma. Un paño de calma y pudimos tocarnos. Un lecho de calma y pudimos partir. Ahora es que bebemos saliva en el trayecto, y nos tiramos a sorber el manto de las constelaciones paridas hace millones de años. Cometeremos al fin nuestra fuga del planeta, hasta que crezca de nuevo la hierba desde los cenotes sagrados, atraviese los cigomáticos huecos de nuestro esqueleto.

 

Lee la reseña a Sed Jaguar aquí

 

Antonio Calera-Grobet (México, 1974) Escritor, editor y promotor cultural. Ha sido colaborador de los más importantes diarios y revistas de México. Como editor de Mantarraya Ediciones ha publicado más de 60 títulos, en su mayoría obra primera de autores jóvenes. Como promotor ha dirigido proyectos para espacios independientes e instituciones como el Museo de la Ciudad de México, la Secretaría de Cultura del Distrito Federal, La Casa Del Lago de la UNAM y la Fundación del Centro Histórico, donde fue miembro fundador y director del centro cultural “Casa Vecina”. Es creador del proyecto de difusión cultural “La Chula. Foro Móvil”, una biblioteca rodante para la proliferación de contenidos literarios y artísticos en el territorio nacional, y desde 2005 es propietario de “Hostería La Bota”, un centro cultural-restaurante para el tráfico de ideas desde el Centro Histórico de la Ciudad de México. ha publicado, entre otros, los libros Bardo En Donostia (Poesía, 2000), En La Cúpula De Globe (Novela, 2002), Gula. De Sesos y Lengua (Ensayo, 2008), Carajo (Cuento, 2012), Zopencos (Novela, 2013), Yendo (Poesía, 2014), Sayonara (Poesía, 2015), Sobras Completas (Ensayo, 2015), Rambler (Novela, 2016), y El Paseante (Ensayo, 2016). 

Numero actual

Portada BM 1 (3).jpg