La respuesta está en el viento

                            

 Por José Luis Domínguez

Foto mia de Libertad Villarreal

                                  I

Hay en el estío de la tarde un monólogo muy triste

dardos que cantan y se van clavando

uno a uno en el alma negra del crepúsculo.

Un vaso desechable pasa armando escándalo

una tira de papel inventa en el aire

no sé qué clase de pirueta.

El viento vaga entre la luz y la sombra

patea latas vacías

alborota faldas   sombreros   cabelleras

escupe tierra –impune– sobre la cara de todos los transeúntes

infla bolsas como si fueran globos

se unta a las ventanas

desvencija azoteas

escala postes

se cuelga de las nubes haciendo de ellas      papalotes.

El viento

niño travieso

adiáfora y testigo

cuerpo de gato en celo

camina

            corre

                    salta

                            vuela

diciendo sólo Dios sabe cuántas cosas.

 

 

                                       II

La anacrónica escalera de roble lanza su quebranto agudo

el viento se talla las costillas sobre los balcones

sobre las innúmeras ventanas que se abren y se cierran con estrépito                                                                                                   

en este hotel ruinoso

el viento se pierde allá a lo lejos con su piel bañada en polvo

jurando espurio que ya no vuelve nunca

 

un espectacular de neón se cimbra,

cae como una página antiquísima que nadie más quiso leer

como la hoja última de un otoño que se va

como unos párpados que invade algún letargo

 

la noche va llegando con su pena al hombro

sabe del tornado próximo y se sabe invisible

escruta con sus ojos oscuros

se sienta a esperar en cualquier parte

 

todo el tiempo del mundo

tiene el viento

todo el tiempo del mundo

para mostrar su ira

para llevarse todo

el viento

el viento cojitranco.

 

José Luis Domínguez. Escritor polígrafo nacido en Cd. Cuauhtémoc, Chihuahua, 1963. Es promotor cultural desde 1992, cuando funda el primer Taller literario en su comunidad. Coordinó el grupo filosófico de los Neoexistencialistas y el taller literario “Scripta manent”, hoy llamado “Octavio Paz”. Ha coordinado los talleres literarios en las ciudades chihuahenses de Jiménez, Delicias, Guerrero. Ha fundado, coordinado y sido colaborador de varias revistas literarias del norte de México.

Libros: "Jonás", 1996; "Quinteto para un pretérito", 2000; "El jardín del colibrí", ensayo literario, 2002; el poemario "Los dedos en la llama”; crónica y memorias "El Barrio Viejo de mis recuerdos", 2006. El libro “Diez leyendas de Cuauhtémoc”, 2007. En 2008, la editorial canadiense Lettres des forges le publica “El amor es un tibio, tierno cuerpo de mujer” en francés y español. También aparece el libro “El amor destruye lo que inventa” en el sello de la editorial de la Universidad Autónoma del Estado de México. Sus textos poéticos también han sido traducidos al inglés y al griego. En el 2009, la editorial veracruzana de Orizaba, Letras de Pasto Verde, le publica el cuadernillo de poemas titulado “Homenajes”. En el 2012, la editorial de la Benemérita Universidad de Puebla le publica el poemario “Palimpsesto”. En el 2013 publica el libro 12 Leyendas de Cuauhtémoc”. En el 2014 publica su poesía reunida “Los dedos en la llama”. En 2016 publica los libros “La otra historia de los menonitas”, “Manual de Poética para Universitarios” y “Dèja Vu y otros cuentos”. Desde hace ya varios años ha trabajado fomentando los cineclubs en varios cafés y restaurantes de su comunidad, además de ser el editor de los trabajos literarios de los alumnos del taller que coordina en su comunidad.

 

Numero actual

Portada BM 1 (3).jpg