175 voltios

Por Dylan Novalis

 

175 voltios

 

Tengo la costumbre apocalíptica de ser

Piedra mojada, barro empapado y que

No me molesten las pisadas ajenas

Ni los dedos resbalándose en mi

Tengo la idea de quererte y hacerte el amor de oído

Bajito

Cuando casualmente enhebramos las manos.

Tengo la electricidad que va de tu lengua a la mía

Dándole luz al planeta

Y el tráfico increpante de NY

Y los anuncios espectaculares en Japón

Y el claxon violento en un accidente de carretera que nos sabemos de memoria

Y tengo en el pecho una pista de aterrizaje

Para que vuelvas siempre

Después

De volar

 

 

Poema

 

Antes de que el sol golpeara esta tierra

Con sus brazos áureos y afilados

Antes de que la lluvia secara el paisaje

En su abrazo redentor

Para convertirse en recuerdos

Y yo cruzara los ojos en un hospital

Con otros ojos que hoy ya no me miran;

Mi casa y mi cuerpo se volvieron un solo espacio

Creando sus propios mitos y cosmogonías,

Y mirando el relicario de mi abuelo,

Quien decía que Dios no estaba en las manos del cura

Partiendo hostia y sirviendo el vino

Entonces seguramente la ventana por la que hoy miro

No era más que un poco de arena

Y yo un niño impresionado con el vuelo de las aves

Con unas manos que hasta la fecha,

Todavía no guardan a dios

Por más que lo busqué en las entrañas, en las caricias, en las palabras

En la lluvia que sigue cayendo en la ventana de este hospital

Aquí donde suena una balada de Chopin

Quien siempre me hace pensar en la guerra

Y todo el horror que es la inexistencia De Dios

Convirtiéndose, de a poquito en un arrullo

Así como el vino se vuelve sagrado y la hostia se transforma

En el cuerpo de Cristo

Ese que se volvió mártir y cuya vigencia acabó

Porque hoy la arena es ventana, o el cristal de una copa

Porque hay más dioses con menos cruces

Dioses y vidas que caben en una bolsa negra

Con el sabor podrido de no volver a mirar

El sol, la playa

Las huellas para seguir acompañado

Mientras la lluvia se termina de secar

Antes de que llegue dios a mis manos

Y también, me convierta en recuerdo

 

Dylan Novalis Ramírez Muñoz egresado del diplomado en creación literaria por parte de la SOGEM en la ciudad de Xalapa, Veracruz (2012-2015) y del diplomado en literatura europea por parte del INBA (2018). Creador en el EIELLZ 2018 en Zapotlán, Jalisco y en CONELL 2019 en Guadalajara. Médico en formación de la Universidad Veracruzana. Miembro del colectivo literario Mangos tristes en la ciudad de xalapa con participación en los eventos “Caravana” y “Puro mango sin cortar”; ex miembro del colectivo teatral Los escondidos también en la ciudad de Xalapa.
El poema “el rompe olas” fue publicado en la revista electrónica “metáforas al aire” de la universidad de Morelos.

Numero actual

Portada BM 1 (3).jpg