Cenemos en paz

 

Por Indran Amirthanayagam

 

IMG_0432.JPG

 

 

Ya sabes que hay mucha poesía escrita por la pluma de Indran

sobre el subteniente del ejército neobarroco, encuartelado

en aquella tierra agrícola en el centro de Tejas.

Ya sabes que en el mundo de la farándula aquella poesía

vale un pito, un pedo, una nada en comparación a la sobrevaluación

de las nalgas de alguna rubia hija de algún poderoso.


Ya sabes que te escribo para aclarar siempre las cosas,

la disputa, mejor dicho, la guerra (de sordos) entre

la lírica y el neobarroco fue resuelto en la cena


el sábado por la noche entre los jefes de las dos economías

principales de esta tierra sufriendo de los estragos

de las tarifas impuestas sobre el libre pasaje entre lírica


y verso barroco. Ya no, estamos ahora de buen momento

para comprar acciones en la empresa hibrida, que hace

poesía para todos, dos fábricas en el mismo sitio,

y tú responsable de una y yo de la otra. Hagamos el comercio,

como dijo Ezra Pound a Walt Whitman, mi querido Eduardo.

Ya sabes que pretendo ser un Milli Vanilli neto.

 

dr) 4 de diciembre, 2018