10 Poemas de José Kozer (parte 5)

 

JKFOTO EDUARDO MONTES BRADLEY 1

 

CH’I

 

Desposeído. A sus años. Jamás pudo imaginar que.

            Por pasos. Gradual. Y un

            buen día, pero vamos por

            pasos. Da sin duda vueltas

            el mundo. Se aleja. Rumbo

            a, adónde. Escalas. Peldaños.

            Podría faltarle la respiración.

            Y sin embargo el aliento

            ch’i vital nutre intersticios,

            grietas, uno a uno los

            rincones del cuerpo, ni

            el médico chino los salva,

            el cuerpo social se restituye,

            algo a veces mejora: ch’i

            abarca diversos aspectos

            del mundo natural, abarca

            (penetra) el Universo,

            bodegones, la mesa

            puesta, se palpa el

            Todo. Pertenece, hijo

            cualquiera de vecino,

            a esa legión de seres

            momentáneos que nacen,

            crecen, etc., se reproducen,

            más etc., y etc., mueren:

            desaparecen. Por ende

            el aliento que todo lo

            circunscribe le entra

            de golpe por la nariz

            (aletean las fosas

            nasales) y en cuestión

            de segundos, quince

            por ejemplo, el cuerpo

            de momento se restablece

            ah ch’i: y en otros quince

            segundos más, células,

            vísceras y hasta el más

            fino y último cabello de

            la cabeza, expiración,

            ch’i se disuelve. Sale,

            hálito vivo a buscar su

            propio oxígeno, o no

            habría nada que entregar

            a órganos de percepción,

            sensaciones que surgen,

            miso, sabor a guiso de

            espárragos, zanahorias,

            camarones. Satori. Se

            va diluyendo la luz que

            llegó. Llegó, se esfumó,

            quince segundos, y volvió.

            Círculo eterno. Vigilias a

            ensueños a tinieblas, y

            todo de nuevo volverse

            a restablecer. ¿Qué, a

            sus años, peldaños rotos,

            escalones de piedra

            agrietados, bordes

            rajados por el paso

            del tiempo, se entiende?

            Se detiene. Es por un

            instante. Respira. Aire.

            Cercano aire, palpable

            y comestible, ch’i

            digerible y no aire

            trascendental: eso

            se entiende. La

            hormiga se nutre de

            piezas desprovistas

            de totalidad, come

            parcialidad, deshechas

            porciones (desechos)

            la mariposa vive de

            gránulos imperceptibles

            de polen (intenso sin

            embargo su amarillo)

            cómo no comprender

            que él, a su edad, no

            se tiene que poner a

            contemplar espacios

            inaccesibles cuando,

            y es real (lo real) todo

            lo tiene a la mano.

            Nada. Perdió. Qué

            podría perder. Hora

            de dejarse de

            malentendidos

            simétricos bueno o

            blanco por malo o

            negro cuando en

            realidad, en fin, a

            qué hablar, estos

            asuntos los conoce

            hasta un necio

            redomado, un niño

            de pecho, una madre

            abobalicada dando

            de mamar. Corre calostro,

            resurge el loto de lo

            putrefacto, el guerrero

            muerde el polvo y nutre

            con sus guiñapos a los

            cuervos: cuervo alimento

            de gato montés, y él, a

            qué quejarse cuando, 

            y es lo que comprende,

            tiene suficiente: mesa

            puesta, ni mantel ni

            servilleta, con un

            cuenco de arroz

            (quínoa en su caso)

            (arroz le produce

            una atroz estitiquez)

            calabacines rebanados

            en diagonal, crudos

            (gruesos) vaso corto

            de vino de arroz y una

            pera: fruta que en su

            comarca abunda, se

            consigue todo el año,

            peldaños, escalones,

            cesto de mimbre a

            cada paso (ascenso)

            y en el descenso,

            donde fulge la fruta

            que le corresponde,

            se inclina, la muerde,

            las esferas componen

            músicas renovadas.

            Digiere. Orden. Satori

            (transitoriedad). La pera,

            el vino, calabacines, arroz,

            y su respiración regulada

            por el sueño, ese sueño

            del que a sus años se

            despierta, cuerpo

            presente, intacto en

            apariencia, para

            plantearse si ha

            soñado su sustento o

            soñara él ser sustento

            (vino calabacín arroz

            aire circundante a su

            descalabro en ciernes)

            apariencia que desaparece

            para deshacerse en la

            reaparición.

 

 

AUTORRETRATO (DÍA) SITUACIÓN

 

Ése que despierta y reza soy yo en ayunas leyendo

           un poema de Garcilaso de

           la Vega.

 

Y ése que anoche se iba abismando cofre (en cofre

           de negrura) era yo escuchando

           los últimos acordes de la Pasión

           según San Mateo.

 

Setos, glorieta, barbacana, una puerta labrada de

           bronce con el primer centinela

           de mirada impertérrita a punto

           de responderle a Kafka, entrar,

           primeros biombos de metal,

           contiguas moradas, la mano

           en vilo tantear el pomo

           inaccesible de una puerta

           común y corriente, madera,

           carcoma, el vano primero

           idéntico a los vacíos de la

           pupila, ruidoso orín las

           bisagras: esas cuatro

           paredes de alto y ancho

           inalcanzables ya no me

           abruman; fuerza mayor

           de inexistencia la cal y

           la carne, sustancia única

           de la materia (contigua)

           se reactiva y desmorona;

           unísono del alma y de

           la hormiga: despierto;

           soy un poeta (medieval)

           adscrito (esta mañana)

           al torno clásico, moderno

           por igual, me despeño;

           ripio fallecer de la carne,

           el cuerpo muere, la

           métrica sobrevive.

 

De negrura, despertar: ¿quién ve esta brizna

           zafada? Dios, desde el

           mirador, insufla y duerme.

           ¿Descontento? No perdamos

           el tiempo. Haya cláusulas,

           reversos de inmortalidad.

           A esa lápida me encaramo.

           Y, visto bueno, pasar el día

           de refrigerio en refrigerio,

           Garcilaso, San Juan o San

           Mateo, tampoco Brahms es

           indigno de Bach, íngrimos

           todos, materia y emoción

           puro nitrógeno. Ein

           deutsches Réquiem. Y

           sentarme a calcar. Calcar.

           Calcar. Y entre los trazos

           (copia de sí) (fingida,

           gusano) haga su entrada

           la rediviva carcoma

           disfrazada (terrón)

           (ofidio) (manzana)

           el rostro (quizás por

           analogía de la Vía)

           (Láctea) in fraganti

           hollado.

Numero actual

Portada BM 1 (3).jpg