Poema voronoi

 

Por Renée Nevárez 

 

Eres mi Ganesh, mi piel estriada

mi pata de elefante, mi telaraña

eres la gustosa ensambladura

de un enjambre de dientes de granada.  

El sonido y las letras de tu nombre

fronteras desparejas

crecen en mí por la raíz de su nadir, abajo

y por el cenit, con un dedo en alto, arriba

al engañoso cielo.

 

La mera línea que demarca su distancia

las une y las propaga

en la unicidad del retacerío.

La población de tu nombre, piel de jirafa

crece bullida en mi boca y no se toca

pero topa y se colma,

a sí mismo se colma, me colma, flúa y zoa.

 

 

Numero actual

portadaCafé