Océano en la cama

 

Océano en la cama

Poesía de Daniel López Aguilar

 

 

DanielLopezAguilar (2).jpg

 

 

 

 

 

Junto las piezas de un mundo loco

 

Junto las piezas de un mundo loco y desubicado

 

Empiezo por el fino polvo de un deseo lejano

 

He concluido la totalidad de mi rompecabezas

 

De algo que no tiene principio ni conclusión



Estoy inmerso en un sueño en forma de algodón

 

Si no lo derrito por mi impaciencia y descontrol

 

Se hará cargo de pintar cada rincón del mundo

 

Hasta saturar las órbitas de mi cielo congelado



Debí nacer mecido sobre la falta de atención

 

Porque no atrapo un sólo segundo duradero

 

Quizá es mi agitación de pasar de un lado a otro

 

Sin convertirme en aficionado del discernimiento



Moldeo la fantasía y de eso pido mis vivencias

 

Estoy tan cerca de cruzar la eterna indiferencia

 

Y estampar el único rostro de la adversidad.



Ya no vivo para personificar la eterna perfección

 

Entiendo al típico tauro con déficit de atención

 

Un zurdo que vive en mundo loco y desubicado.






 

Alma de sirena

Sobre un mundo raro y cientos de figuras,

 

destaca la silueta de una sirena flotante,

 

nada sobre mares empedrados de colores,

 

y entre cantos dulces juega a reinventarse.



Bajo los cielos caídos que nadie observa,

 

una figura lunar se asoma a su arrecife,

 

contempla a la célebre doncella marina,

 

y pide que lo acompañe los días restantes.

 

Montañas de luz desvanecen lejanías,

 

circuitos mitológicos atraen a los marineros,

 

En las profundidades de su escamosa piel,

 

brota el aroma suave de su único poeta.

 

¿A dónde va el ocaso cuando se entristece?

 

¿Cuántas lágrimas desbordarían al mar?

 

¡Toneladas de arena sepultan el pasado!

 

¡Castillos se elevan con nuevos temples!

 

Olas y deidades celebrarán un año nuevo,

 

un encuentro que encarna en el océano,

 

donde seres de otro mundo regalan perlas,

 

envueltas en versos, memorias y sonrisas.

 

Encima de un mar iluminado por Dios,

 

Contemplo su figura como una fantasía,

 

Las estrellas se reordenan y fluyen en

 

cascadas sobre su larga cabellera…

 

Sobre un mundo claro y decembrino,

 

destaca la silueta de una sirena flotante,

 

navega sobre ambiciones y sueños tibios,

 

de un literato que juega a reinventarse.



 

 

 

Caudillo de las letras / Dedicado a Javier Valdez

 

Despertamos con el cese de un caudillo,

 

Un erudito que conjugaba letras y pensamientos.

 

Decenas de recuerdos encabezaron aquel día,

 

Mientras cielo,  tierra y universo disputan su estadía.

 

Su pareja cósmica no bromeaba; pues en su corazón cabía

 

La empatía, bondad, humildad y sencillez de un semidiós.

 

¿Qué será de la dicha en un mundo de marginados?

 

Estúpidos cavernícolas que extinguen la sabiduría

 

Para reinar momentáneamente un piso devastado.

 

Aquel bato fue un líder; marinero que combatía piratas

 

Cuyo principal fusil contenía balas de comunicación.

 

¿Será que dios se lleva a sus mejores soldados?

 

En señal de luto, la luna y el sol portan un sombrero

 

Mientras literatos, familiares y amigos conjuntan

 

Una misión al unísono: justicia y nula impunidad.

 

Ahora el cielo tiene un talento más que contemplar

 

Intercede por nosotros bato querido, para seguirte

 

Para no ser tan indiferentes con los desventurados

 

Para sonreír y hacerles ver que para todos habrá luz.

 

Después de todo, te saliste con la tuya, pues ahora

 

Tu vida ya no tiene tiempo… quienquiera rescatarte

 

Pensará en ti, revisará las malayerbas, te hará presente

 

Y luego te regresará a la inmortalidad…

 

 

 

 

Océano en calma

 

Rodeado de océanos frescos e iluminados

 

Es como suelo traspasar cualquier frontera

 

Para inspirarme ante las olas más pesadas

 

Y así regalarte sorpresas fijas y sin arrebatos.

 

Coloco mis sueños en el reflejo de tus ojos

 

Sé que podré obtener un sendero para residir

 

Y así escribir nuestras vidas con selectas tintas.

 

Cuando alguien quiera vernos en la inmensidad

 

No tendrá que esperar los caprichos del clima

 

Ni hablar o fantasear de algo que no podría

 

Sólo seguirá la línea de cualquier masa de agua.

 

Marineros, pescadores, curiosos y escritores

 

Querrán anclarse en medio de nuestra historia

 

A veces probarán mieles saladas, dulces, blandas,

 

Pero en otras, sólo podrán ver una encrucijada

 

Una gran muralla de hielo flotante e impávido.

 

En medio de una noche se me fue la vida…

 

Pero aprendí a ser benévolo con las tormentas

 

me convertí en experto sin tener tripulación

 

y ahora juntos dominamos nuestras mareas.

 

Reímos, contemplamos lo que nos pertenece

 

Desconocemos nuestra extensión terrenal

 

Pero formamos un solo ser con la naturaleza

 

Cuando compartimos juntos cada litoral.

 

 

 

 

Brisa

 

Líneas futuras que persiguen incertidumbres

 

Atrapadas entre hipótesis y puntos suspensivos…

 

Decían que la libertad puede explorarlo todo

 

Excepto la eternidad, o fuga de colores.

 

Así empezaremos a revolucionar las letras

 

A colocar signos, vocales, o amuletos

 

En donde no existan las certezas…

 

La puerta es inmensa para salir y aventurarse

 

En la lírica que prevalece en la brisa

 

Aquella que tiene sus vaivenes o exclusiones.

 

Llegué a pisar el fondo del placer oculto

 

Arrepentido de no vivir en esa dimensión

 

Escribiendo de derecha a izquierda

 

Dando respuestas sin pedir indicaciones.

 

Le di la vuelta a este mundo confuso

 

O es que empecé a leerlo al revés y

 

Quizá no tenía el sistema requerido

 

Para ambientar la brisa con otras palabras.

 

Ya nadie necesita tiempo para sobrevivir

 

para iniciar una guerra con otro alfabeto

 

Así serán los nuevos reinos líricos

 

Encabezados por diretes y dimes

 

sin saberes o decires para anónimos

 

que sólo piden…ser leídos.

Numero actual

34259052_10156211982973758_1466624657481269248_n.png