La naturaleza de la línea, según Raúl Renán

Raúl Renán (1928-217)

De la línea nada se sabe excepto su imagen 
del correr de las aguas en surco delgadizo.

.

Vengan, vengan granulientos polvos en parvada, 
junten su marcha, hagan visible la línea.

.

Único mito que sin quererlo la línea abunda
en breve, tanto alargado cuanto en menor registro.

.

Y se hizo la línea para acogerse al mando
del trajín de las cosas móviles e inmóviles.

.

Toda huella culminará
en la línea que nadie oiga que todo pise.


.

Si de su obra averigüe por incansable la línea,
su andar será “una grande rueda de siglos”1.

.

La línea se borrará con la disolvencia del mundo.

.

La verdadera línea no se ve. Los ojos
arrojan líneas que abrazan la entidad creada.

.

Nunca llega a florecer la línea
porque no tiene extremo que la detenga.

.

La línea se deshila del huso para medir
todo el eje de su movimiento.

.

Cuando la línea nos sigue
forma un rastro de vida.

.

La poesía la escribe la línea a incidir
en el punto vivo de la destrucción.

.

La línea visible sobre el papel abre un sendero
que como una aguja repetirá la lectura
cada vez que la encaramos.

.

Nunca una línea transcurre a la deriva,
siempre es un vestigio delgado, reflejo
de algo que está siendo Uno.

.

Encausarse en la corriente de la línea es un viaje sin extensión, sin ruta: vértigo del dibujo.

.

Cuando la línea está de ida libera su acontecer. Se conoce por su grosor que reduce cuando
está de vuelta, allegada a mi mano.

.

En el círculo la línea no se cansa aunque
el límite carece del reposo de su traslación.

.

Sobre una tela se desplaza una línea
que soportará un color.

.

La repetición de la línea está en el reflejo
de arriba en el cuaderno de doble raya.
Se lee la verdad sobre la que se escribe.

.

Es corta de principio a fin cuando
la línea desempeña el papel de la importancia
subrayando lo sobresaliente de la creación.

 

 

 

Del libro "Educación de la línea", Verso Destierro, 2007. 

Numero actual

PORTADA BM 136 137