A manera de pretexto el mar, siete poemas

 

normabazúa

Norma Bazúa

 

     I       “ . . . Donde la redondez del mundo junta sus extremos".

    

     Barullo inasible la infancia 

     cargas contigo toda la historia

     La revuelves como en un gran perol

     para que los marineros busquen

                                            aten cabos sueltos

     y puedan hacerse a tierra cargados con tu sabiduría

     Ellos como tú han tenido el horizonte para reflexionar

                            han tocado las otras orillas

Donde la redondez del mundo junta sus extremos.

     II      “... Juegos al atardecer...”

 

     Imaginaciones sumergidas en mar de fondo

     buscan bajo párpados el pan de la merienda

     harina en molinos de la infancia

     cuando todavía el mar era plazuela para oleadas del paseo

    

     y la risa y la sonrisa

     --una del brazo de la otra--

     extendían sus vestidos amarillos alrededor del kiosco

     La brisa

     -timón de las gaviotas-

     me destrenzaba el pelo

     sobre el poyo de la ventana abierta

     donde mi madre empezaba a bordarnos futuro

     Eran mis juegos al atardecer

     alharaca más fuerte que el resuello del océano

     cuando bestia quieta sólo percibimos  la agitación de su pecho

    

     Hasta que la noche se dejaba venir

     poltronas afuera de las puertas

     frente a paseo arbolado

     hacían también de mar apalabrado con el mito:

     El cuento a flor de voces

     y lo oscuro del misterio se extendían hasta el terror

                                            contado en voz más baja

                                             para no tentar a los demonios del agua

     que esperaban en cada rincón del oleaje

     para saltar sobre ese miedo que nos tensaba el respiro

     El sueño advenía para arrullar al mar undísono

                                           Y acallar su gemido.

                                           

           

     III         “Frente  a la palabra luminosa de la aurora.”

 

     Uno llega primero a la encrucijada

     vira a la derecha por alguna vereda

     trazada entre campos de cultivo

     Empieza a oler el mar

     el salitre se mete por los poros

     por los cabellos

     por los propios tensores del cerebro

     Todo es entonces azul y vientecillo

     y mar lamiendo las fronteras de antiguas posesiones

     para salir junto con soles

     a secar los trapitos lavados en casa

     de una familia que vivió siempre

     con puertas abiertas a los vientos de marzo

     con la carcajada a flor de labia

     Frente a palabra luminosa de la aurora.

  

   

      IV          “Todo era ver el mar como un cuento . . . ”

 

     Los marinos de la familia

     iban a las Californias

             a la China

     y volvían con frecuencia de las puntas del Pacífico

     para contarnos todo sin parar

     En esas pocas noches alrededor de la mesa

     -cuando el marino en casa-

   

     todo era ver el mar

     como un cuento contado de un jalón

     Una marejada sobre la memoria.

 

                               

    V       “Es redondo el recuerdo ”

                                          

    Volver a paso de marea

     a vuelta de ola

     acerca la memoria

     es redondo el recuerdo

     vuelve a su mismo origen

     Aparecen entonces las postales aquellas

                                      retratos tierra adentro

     cuando niños detrás del mascarón de proa

                            ante el fotógrafo

     llegábamos en un barco de papel

     que nos permitía asomar la cabeza

     estrangulada por los cuellos marineros tiesos de almidón

     En el balcón impreso éramos marineros mar adentro

           volviendo de lejos a devolver nostalgias

     con regalos de encajes      linos       tiras bordadas

                         sedas y chantús

                          nansúes y tafetanes

                          linones      hilos      tules nubes

    dulces y quesos extraños       juguetes ingeniosos

    muñecas de sololoi        de porcelana

    Para las alacenas

    -avergonzadas por desnudez en una larga espera-

    uno que otro cristal labrado

    Uno que otro espejo.

                                              

                                      

       VI        “Como una manera de ser mar...”

                                            

      Cuando niña quise ser marinero

      pero no había entonces mar navegable para mí

              no había mar gobernable

   

     Sólo un escarceo desmedido

     con inundación de mis porqués

                                    sobre todos los que me rodeaban

     Me aficioné a las caracolas

                          al brillo de las arenas

     igual que a las palabras

     las supe de oro molido

     Tuve que aprender a caminar su aridez litoral

                                                       su aridez literal

     distinguir sus metales...

     En ella hay mar de fondo      reflejándome

                                                     me decía

     y me sumergía a veces en un elocuente silencio

                                                      calma chicha

     o en un desbordamiento del decir

     hablando hasta por los codos

                                      por los ojos

                                      por las manos

     por los pies todo un estruendo que nadie comprendía

     Fue cuando empecé a bailar

     Como una manera de ser mar sin provocar escándalo.

                                                         

   

                                             A  mi pequeño Migue.

 

    VII          “ del mar tuve también entonces algo más”

                  

     De mar     decir mar

     sólo tuve salinera inconstante que no guardó mis pasos

     Vivir a ratos en la domesticidad entre mujeres solas

     no generaba muchas huellas que registrar

     En el archivo de mi padre     el rey      el padre del arca

                                                                       el patriarca      

     todo estaba contado       acotado

     esa otra sal no era necesaria

     pero           del mar tuve también entonces algo más

     la sangre detuvo de golpe al tiempo

     la mudez se apoderó de todos mis mensajes

     no tenía codos         manos         ojos         pies con que hablar

     --mi hermano menor jugaba a la orilla del mar

                                         jugaba irreverente con el mar

     una de sus culebras verdes lo arrastró sin misericordia

     su cabeza          sol pequeño brillante          rubio 

                               desapareció entre las aguas--

      

     grité      grité      grité       GRITÉ   empavorecida

     sin remedio para mi conciliación con el mar

   

     un hombre que estaba en una barca lo pescó del cabello

     tan fácilmente como a un pez muerto   

    

     Ese día y los siguientes         muchos

     casi todos mientras fui niña

     no pude dormir porque soñaba

     --aunque diría ahora que eso no era soñar—

     Dormida           o en vigilia

     miraba el propio terror dentro de mí

     Algo sin tamaño preciso           monstruo de mil cabezas       

                                                                            de mil culebras

     me envolvía como una sábana pegajosa

 

     Me tragaba su fosforescencia

     Y yo bajaba por un largo camino cónico

                          hasta donde estaba lo frío

                                                            lo más frío

                          mientras arroyos de lava hirviente lindaban mis pasos

   

    A punto de ser abrasada quería abrazarlo      y no podía alcanzarlo

    él se perdía        entre agua y arena revueltas

                                con esas mil culebras de fuego

    Se perdía            en cada recodo de ese largo trayecto

                                se perdía entre esas mil culebras verdirrojas

    Lagos de piedras líquidas ardían

                                  rodeaban la frialdad

     litorales de hielo y fuego me angostaban el cuerpo

    Ahora sabes porque el mar        mientras los demás se sumergían

                   fue siempre para mí una orilla desde donde mirar

                   algo más que las olas     algo más que su azul cambiante  

                                                                                     su tornasol reflejo       

                   soles y sombras al antojo de su movimiento                                                            

  

    Era un puerto desde donde soñarlo

                              ahora sí       soñarlo

                              inventármelo en las palabras

    Que hasta ahora         mucho tiempo después

                                          puedo buscar entre mis recuerdos

                                          Y medir con el rasero del aire.

Numero actual

34259052_10156211982973758_1466624657481269248_n.png