Poemas de Edgar Artaud Jarry, poeta infrarrealista

Edgar Artaud

 

Puesta de sol

Uno reencarna

en la mujer que ama.

La reencarnación no es

un proceso a futuro

sino estacionario

en el tiempo,

eso dijo

y yo asentí

como entendiendo.

Estuve a punto de morir

quedé encerrado

a piedra y lodo

quería estar

indefenso

ante la muerte.

Mi mujer consiguió ayuda

rompieron la puerta

estaba ciego

debilitado

entristecido;

enmudecí

no percibía.

Ella me salvó la vida

para asesinarme

una y otra vez

con endiablado placer.

Una muerte en vida

por cada puesta de sol.

 

 

John Mark Karr

 

John Mark Karr fue declarado inocente

del asesinato de Jonbenet

pero mi esposa está pendiente

del entierro del hijo de Joan Sebastian,

"lo traerán a Juliantla" –dice.

Me siento feliz

por la liberación de John

a quien no conozco.

Traen el cadáver del hijo de Joan Sebastian

en un avión privado.

John Mark Karr es padre de tres

su padre y su hermano lo defienden

y desean reivindicarlo.

Tres náufragos mexicanos

extraviados en el océano pacífico

han vuelto a casa.

Una tía de Joan Sebastian

falleció también el sábado.

Mi mujer enciende un porro de marihuana

le da unos pocos golpes

y después me lo pasa,

lo ordinario es horrible, dice.

 

El poema excepcional

 

Encontré un poema excepcional

escrito en un papel

abandonado en la calle

lo llevé a mi habitación

y entré a la Internet

para buscar algún concurso.

Extraje algunas cervezas

del frigorífico.

El poema del papel

destapó una cerveza

y comenzó a beber

comenzó a preguntarme

por la situación del mundo:

siempre es igual,

deberíamos desaparecer

toda la humanidad

la raza humana

es asquerosa, decrépita

somos cucarachas

mirando cucarachas,

eso dije

y creo que lo dije.

 

De Golpeándome la cabeza 

 

Bienvenido a casa

 

Regresaba de una convención

de poetas mentirosos

mi mujer aguardaba en la puerta.

"Bienvenido a casa, Cangrejo" -me dijo,

entonces descubrí el cuchillo de cocina

brillando en su mano derecha.

"Bueno, ya llegué" -dije nervioso.

"Bukowski sin mujeres"

-replicó amenazante.

Caminé en derredor

y me persiguió presurosa

dábamos vuelta al comedor

cada vez más rápido.

Me alcanzó con el cuchillo

encajándolo en mi vientre

y me estaba entumiendo.

"Así que eres poeta" -dijo,

y yo pierdo el sentido

sus dos manos se mueven

empujando el cuchillo,

"bienvenido a casa, cangrejo"

recuerdo que dijo.

 

Hongos

 

Soy Poeta y tengo hongos

escribí en mi muro de feisbuk

pronto mi estado se llenó de me gustas.

Invita, comentó una chica

antes había estado con el médico

tengo hongos, dije

en efecto, el glande tenía manchitas blancas

¿arde? preguntó el galeno

no arde, respondí.

Con el tiempo empeoró la situación

el prepucio se cuarteó

el miembro ardía en llamas

seguro es cáncer, afirmó el doctor

busque en Internet, sugirió enseguida

busque hongos, no falla; insistió.

Así viajé a Tolohuaxíhuitl

encontré Psilocybe zapotecorum,

Psilocybe mexicana, Psilocybe  caerulescens,

Amanita muscaria y Psilocybe cubensis

entonces publiqué el aviso en el muro

y la chica de feisbuk

comió también mis hongos.

 

 

El demonio de los andes

 

Cada vez que invento un Poema

necesito una o dos cervezas

así conocí a la mujer oscura

entrando al Bar

se acomodó junto a mí,

tú eres el viejo infrarrealista, dijo

solo soy un viejo Ciborg, respondí

poseo un pequeño chip

conectado a mi cerebro

¿el chip concibe tus poemas? -preguntó

y así continuamos la conversación

el Bar aparecía en penumbras

con parroquianos enmohecidos

pedimos una botella de pisco

“el demonio de los andes”

y continuamos bebiendo;

soy terapeuta en un laboratorio

para desquiciados mentales, dijo

y me pasó un brazo

por encima de los hombros

nos abrazamos

y lloramos

entonces emergieron

sus ocho patas de aluminio

negras y brillantes

y con pasos de tarántula

me abandonó en el Bar.

 

De Fuera de foco

 

Extraterrestre

 

Estaba en la fila de la Seguridad Social

cuando mi antena pareció agitarse

¿es usted extraterrestre? preguntaron

sí lo soy, respondí apagando el receptor

¡Guau un extraterrestre de verdad!

gritó una enfermera que tenía enfrente

mientras disparaba su cámara de fotos

entonces comenzó el tumulto

querían tocarme, pellizcar, tomarse fotos

¿los extraterrestres tienen carnet para la

seguridad social? preguntó la enfermera

¿donde está su platívolo? ¿tiene platívolo?

sí, contestaba a todo, solo que no puedo

mostrar la nave, lo tengo prohibido

y no es mía, la renté para venir a consulta

¿de qué galaxia vienes? Andrómeda

¿vendrán a invadirnos? no, creo que no

quería huir, no encontraba cómo

me llevaron en vilo, casi arrastrando

se acomodaban en la entrada del hospital

para tomarse junto a mí, una gran selfie.

 

 

Astronauta

 

Estaba internado en el hospital

cuando entró el médico de guardia

hola astronauta, ¿cómo estás?

tenía infección en las vías urinarias

en invierno gasto mi aguinaldo aquí.

Podrías solicitar un trasplante

de órgano, sugirió el galeno

y dejó en el buró un catálogo de ofertas

mi esposa que siempre me acompaña

pasó la noche revisando el libro

al despertar su rostro estaba iluminado

un pene africano, pago a plazos, dijo.

Así sucedió, no hubo modo de evitarlo

y estaba en el quirófano, salí

con un pañal cubriendo todo

al final me dijeron que tocara

y no encontraba nada

es el miembro de un bebé fallecido,

explicó el cirujano, no crecerá

pero resuelve su problema.

Mientras tanto las enfermeras

merodeaban y tocaban

es muy lindo, me decían

tu nuevo pene de astronauta.

 

 

El amor es como el Big Bang

 

En mi único viaje al planeta rojo

me enamoré de una joven astronauta

vivíamos todos encerrados en las cápsulas

aguardando a los siguientes cosmonautas

salíamos en parejas 4 horas cada día

para explorar la superficie, así sucedió

nos tocó en turno caminar juntos

muy despacio, pesábamos 30 kilogramos

yo le dije: estoy enamorado de usted.

El amor es el Big Bang, respondió

no existe nada, como ahora

y de pronto ¡PIM PUM PAM!

las distorsiones gravitacionales

alargan y comprimen emociones

expandiendo el Universo del amor.

Caminábamos detrás de una colina

entonces extrajo un puñal de la bolsa

y perforó su traje de astronauta

y perforó mi tubo para respirar

y se me abalanzó encima.

¡Destruyámonos violentamente! gritó

¡Hagamos el amor como el Big Bang!

 

De La vida no es más que un elctrón

en busca de algún lugar para descansar

15722769 1499541580056832 213583475 n

 

Edgar Artaud Jarry, Poeta Infrarrealista. Seudónimo de Edgar Altamirano Carmona (México, 1953). Libros de Poesía: Golpeándome la cabeza Ed. La Cartonera y Start Pro. México, 2009. Fuera de Foco. 2ª. Edición. Ed. La Cartonera y Rojo Siena. México, 2014. En Antologías: HORA ZERO: Los broches mayores del sonido. Tulio Mora Gago. Ed. FECP, Perú, 2009. PERROS habitados por las voces del desierto. Rubén Medina, Ed. Aldvs, México, 2014.

Numero actual

34259052_10156211982973758_1466624657481269248_n.png