Así habló zaratuxtla

(Cuando dejó de ser guerrillero)

Segunda parte

 

 

 

 

Así habló zaratuxtla.png

 

 

 

Por Amílcar Zúñiga

 

 

 

El conocimiento depende de la experiencia: no es lo mismo tener conocimiento que usar la inteligencia. Cada quien tiene su camino de luz, y… ¿Cómo lo buscas? A través de tu propia existencia.

Una persona que lee mil libros es una persona con conocimiento, pero si no se mueve inteligentemente en la vida, no la hace; por eso la gente joven que active su inteligencia, puede ser mejor que la gente grande.

El tiempo no es reversible, pero la genética puede ser programada. De esa forma tienes un pequeño ángulo para cambiar el destino. La ventaja de la genética es que es modificable, por tanto es posible no ser determinista.

“A través de la genética reproducimos el miedo al Estado represivo: por eso no rompemos el circulo de la dominación”.

Vivimos en un mundo de fantasía donde todo lo suponemos por el interés de sobrevivir y el instinto de supervivencia, un plan de genética, Pero hay quienes escapan a la lógica del sistema humano con inteligencia práctica.

Imagínate que puedas soportar el mundo sin vino y sin drogas. “Sería imposible” porque la gente está contenta si toma aunque no coma.

Por eso deja libre todo lo que tu imaginación pueda crear: ensimismarse en cosas ficticias de la biología terrestre, contraria al mundo previsible de la economía.

Vivimos en un mundo artificial donde no podemos vernos a sí mismos.

La locura es la posibilidad de algo diferente. La cultura que prevalece, es el villano, el destructor.

Occidente es el enemigo común de lo diferente: La occidentalización fue una forma de hacer que los dominados sean unos pendejos.

Pero siempre llega una oportunidad sin buscarla porque no hay nada predeterminado.

Aunque nadie existe por nada, Cada quien tiene un papel en la vida.

“ La teoría de cuerdas, es lo que hace la vida: todo somos parte de un tejido, sólo deberemos ser capaces de aceptarnos”.

Fue sólo el empujón de un pendejo que hizo tropezar a los demás y de allí surgió el caos en que nos mantenemos.

Tal vez lo único que sobreviva es nuestro genoma que podía plantarse nuevamente después de la destrucción, porque en el caos la humanidad se va extinguir.

Numero actual

34259052_10156211982973758_1466624657481269248_n.png