P3RFORMANC3 - Arte y cultura

 

 

P3RFORMANC3

Arte y Cultura

Por Martín González Mercado

Gestor Cultural por la Paz y la Reconciliación 

 

 

“Allí donde otros exponen su obra yo sólo pretendo mostrar mi espíritu.

Vivir no es otra cosa que arder en preguntas…”

El Ombligo de los limbos (fragmento) / Antonin Artaud

 

LAS FUERZAS PRIMIGENIAS

La fuerza del pensamiento y las ideas en ocasiones llegan a trascender más que las obras de sus autores, en 1936 arriba a México el poeta francés Antonin Artaud; suelen ser esos viajes de búsqueda los que revelan la naturaleza humana en sus más frágiles y portentosas manifestaciones; visionario e irreverente aventurero convive en un momento de búsqueda nacionalista durante el cardenismo, los entornos templan a las sociedades y a sus individuos.

 

Esta búsqueda, lo lleva hasta la sierra de chihuahua donde entabla contacto con los tarahumaras, tratando de entender su cultura más allá de las territorios comunes para iniciarse en un contacto de naturaleza orgánica que tiene los sentidos amplificados de la realidad como umbral, trasciende la experiencia con plantas alucinógenas (peyote), expandiéndose en una vertiente de carácter espiritual.

 

 

REALIDAD E IMAGINACIÓN.

Cada gobierno va dejando la huella de su pensamiento a través de sus aciertos o sus extravíos, de la correcta o incorrecta traducción de las necesidades en territorio y comunidad en políticas públicas y por ende en políticas culturales. Los pilares fundamentales de la Gestión Pública: realidad e imaginación suelen en ocasiones estar en contradicción, conciliar un ejercicio de gobierno que aspire a ser referente de su tiempo es sin duda una tarea de dimensión extraordinaria, pero ya ha sucedido en el pasado; la historia de nuestra ciudad no es ajena a la dinámica nacional nos recuerda permanentemente que existen propuestas que han desafiado no solo al tiempo, sino a los tiempos políticos que tienen y marcan sus propios ritmos; tal es el caso de la infraestructura de las casas de cultura actualmente bajo la tutela de las nacientes alcaldías (1o de octubre de 2018) que en algún momento se pensó podrían organizarse como una Red de Casas de Cultura (1997); posteriormente con la transición de SOCICULTUR a Instituto de Cultura de la Ciudad de México (1998), durante la administración del poeta Alejandro Aura nace la idea de la Fábrica de Artes y Oficios Faro de Oriente (2000), actualmente la Red de FAROS cuenta con 7 recintos, en tiempos recientes la delegación, hoy alcaldía, de Tlalpan crea el primer Centros de Artes y Oficios CAO (2015) y las Ciberescuelas (18 en 2016) estas últimas antecedentes directas de los PILARES.

 

 

LA CIUDAD Y SUS COMUNIDADES  

Los florecientes PILARES son: Puntos de Innovación, Libertad, Arte, Educación y Saberes, es el proyecto punta de lanza de la presente administración en la Ciudad de México; para el 31 de diciembre de 2019 se tiene contemplada tener alcanzada la meta de 150 PILARES en operación de 300 con los que contará la Ciudad a lo largo de los próximos 5 años, es sin duda un proyecto ambicioso positivamente.

 

Los PILARES conjugan la educación, cultura y deporte, así como una serie de servicios a través de diversas instituciones públicas que posibilitan el ejercicio pleno de los derechos de las y los habitantes de esta Ciudad, tiene 4 líneas principales de acción: una Ciberescuela (columna vertebral) y talleres de autonomía económica a través de la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación CDMX, actividades culturales a través del programa “entre artes y oficios” por parte de la Secretaría de Cultura CDMX, actividades deportivas a través del programa “ponte pila” del Instituto del deporte CDMX. Enclavados en coordenadas urbanas que podrían considerarse “difíciles” obedecen a una lógica de atención en puntos conflictivos y de diversos tipos de violencias.

 

 

EL TIR

Con gran preocupación ante la noticia del inminente cierre del Taller La Imagen del Rinoceronte mejor conocido como EL TIR en instalaciones de la alcaldía de Tlalpan, el TIR ha sido atinadamente acompañado desde su inicio hace catorce años por el artista visual y gestor cultural Humberto Valdés (fundador), el TIR es un venero de creatividad por el que han pasado generaciones de niños, jóvenes y adultos que han encontrado en la gráfica una forma de expresión y acercamiento al arte y la cultura en sus diversas manifestaciones, a la par se da trabajo en colectivo, fortalecimiento de la identidad comunitaria y un espíritu de la solidaridad vecinal que tanta falta nos hace.

 

Siempre será el diálogo la herramienta de la inteligencia y la gobernanza, el TIR, su colectivo y amigos que le acompañan prevalecerán más allá de los tiempos políticos, ya que los tiempos de la creatividad son procesos que una vez iniciados ya no se detienen, recordar que esta gran Ciudad tiene sus cimientos en su primera Constitución Política de la Ciudad de México, misma que en artículo 8 apartado “D” consagra los Derechos Culturales, como un logro de las generaciones que nos han antecedido, eso es memoria:

 

“Artículo 8. Ciudad educadora y del conocimiento

  1. Derechos culturales
  2. Toda persona, grupo o comunidad gozan del derecho irrestricto de acceso a la cultura. El arte y la ciencia son libres y queda prohibida toda forma de censura. De manera enunciativa y no limitativa, tienen derecho a:...”

Numero actual

Portada BM 1 (3).jpg